Facebook Twitter Google +1     Admin

UN BLOG DE CINE

20070805113657-ivan-sainz.jpg

Supongo que escribir en un blog durante un largo periodo crea una especie de dependencia, de convivencia con un hábito nuevo que, irremediablemente, entra a formar parte de nuestras vidas. Como cualquier actividad frecuente y regular, esta se ve sometida a veces a reflexiones personales y necesarias.
Alguien que visita este blog con frecuencia me comentaba el otro día:

“Es curiosos que a pesar de tu profesión, tu blog no sea un blog especializado y meramente de cine como los habituales."

Es cierto. El escondite no es un blog de cine, es tan solo un blog personal, es una especie de diario online. Mi blog no es exclusivamente de cine porque el cine es tan solo una pequeña parte en mi vida. No escribo únicamente sobre temas relacionados al cine porque mis preocupaciones, mis inquietudes, mis sueños y mis pensamientos son variados y caóticos y el cine es tan solo una herramienta más en un garaje mental demasiado anárquico.

Mi familia, los amigos, la gente que me rodea no son gente de cine, ni siquiera se ven una película semanalmente, ni mensualmente, incluso dudan y tienen que hacer memoria si se les pregunta cual fue la última película que vieron en una sala. La mayoría de ellos no entienden lo que diferencia el formato de cine del formato video y creen que el salto de eje es un juego regional para niños. Lo cierto es que, para su realización personal y para su día a día, esto tampoco tiene ninguna importancia.

Me considero un director de cine afortunado, casual, quizás porque a los 25 años aún no sabía que hacer con mi vida o porque mis ambiciones y mis motivaciones también fueron siempre confusas y variadas. Para afrontar esta profesión eficazmente hay que mantener la confianza en uno mismo, el ego y la autoestima a niveles muy importantes y por eso muchas veces es complicado mantenerse al margen y con la cabeza en su sitio y evitar que la vorágine no condicione nuestro estado emocional y el curso natural de nuestras vidas. Me he esforzado mucho, he trabajado muy duro para llegar hasta aquí, pero lo cierto es que me niego a condicionar y a reducir mi felicidad y mi realización personal a una sola meta basada en algún tipo de éxito profesional o social.

Cuando en la soledad de mi cuarto coreografiaba a mis soldaditos de plástico, juegos que me acompañaron casi hasta los 14 años, cuando organizaba y dirigía como hermano mayor a mis tres hermanas en las actuaciones que inventábamos para nuestros padres cada fin de año, cuando sentados sobre toallas imaginábamos mi hermana Ainoa y yo aventuras en balsas sobre mares invisibles, o cuando escribía mis primeras historias, grababa sketches con un radio cassette, o ya grababa con una cámara domestica prestada mis primeros videos, no pensaba estar haciendo cine. Ahora mismo, tras mis estudios de dirección, mis cortometrajes en cine y con mis proyectos para largometraje flirteando en el aire, tampoco lo pienso. No tengo cámara de video, tampoco cámara de fotos, no compro ni colecciono dvds compulsivamente, no devoro literatura especializada, ni soy fan acérrimo de ningún comic en concreto. No soy un erudito del cine ni me considero un cinéfilo, no domino la historia del cine, ni controlo el cine clásico, no me prodigo en festivales de cine, ni en ambientes de moda. Nunca quise compartir en una tira las aventuras de Spiderman, me concentré en soñar y en creer ser el mismo Spiderman. Me cabreaba transformándome en una bestia color verde como “La Masa”, por las noches volaba en mis sueños como Superman, en el recreo agitaba palos como si fueran espadas pensando en “El Jabato” o en “El Capitán Trueno”.
Recuerdo que mi madre, tras mi "shockpostE.T el Extraterrestre” (shock generacional), al descubrir mi habitación repleta de fotos de Spielberg y constatar además que yo había cambiado los "Mortadelos y filemon" y las aventuras de “Los cinco” por ”El cine según Hitchcock” de Truffaut, se sentó conmigo en mi cama y me explicó que, para ser director de cine, había que ser un hacha en el colegio, sacar sobresalientes en matemáticas y estudiar después al menos tres carreras universitarias. Cuando mi madre me volvió a sentar delante de mis deberes y salió de nuevo por la puerta de mi cuarto, se llevó consigo y de golpe mi sueño de llegar a ser cineasta. No se si tiene o no que ver, pero muchos años después, en el 97, tras abandonar, desmotivado y desorientado, la carrera de Filología Alemana y tras la repentina muerte de mi madre, animado probablemente también por el visionado tardío de la casera y genial “Clerks” de Kevin Smith, grabé de forma instintiva mi primer cortometraje en video, “Apretón Mortal”. Poco después descubrí que Spielberg no era ningún intelectual, ni siquiera había terminado una carrera universitaria y me fui agarrando cada vez con más fuerza a ese hobby hasta conseguir recuperar la ilusión, madurada, real, de contar historias detrás de una cámara. Mi padre, a pesar de lo arriesgado de mi situación profesional y laboral, me apoyó incondicionalmente y sin dudarlo y entonces, entendí que, si mi madre me había arrebatado bruscamente aquel sueño entonces, de niño, fue con el sabio propósito de emplazarme y ayudarme a labrar un camino que me ofreciese posibilidades practicas y reales de reencontrarme con ese y con todos mis sueños después.

Hoy escribo este post que no se si va de cine o no, en este blog que no se si va de cine o no, pero con la misma ilusión por comunicarme, por evocar imágenes y provocar sentimientos que cuando estoy detrás de una cámara.
Y termino así, pensando en que, en realidad, los sueños son un poco como los alimentos frescos del supermercado, que se pueden comer y disfrutar ahora o dejarlos caducar y estropear. Sin embargo, también y si lo queremos, se pueden congelar en el frigorífico y reservarlos para más adelante. Lo importante es, en cualquier caso, ocuparse siempre de ellos.

05/08/2007 11:36. Ivan Enlazarme. ANIVERSARIOS BLOG

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comJosmachine

De verdad creo que, la mayoría de la veces, el cine, es un estado de ánimo y una forma de mirar. Se puede saber de cine y/o se puede estar hecho con cine.

Me parece una genial reflexión la que haces y me lleva a lugares a los que solo voy cuando necesito estar conmigo.

Un saludo.

Fecha: 05/08/2007 13:58.


gravatar.comRuth

Habilidad para manejar los suelos, interpretar los sentimientos, asumir retos y práctica en los fracasos. Unos excelentes mimbres para un genial director.

Un director de cine sin cámara es más director que muchos otros.

Gracias por ayudarnos con tu reflexión a ser más conscientes de nuestras posibilidades.

Fecha: 05/08/2007 16:34.


gravatar.comJ.P. Bango

Sueño, luego existo.

Gran texto, camarada.

Fecha: 05/08/2007 17:27.


gravatar.comSisterboy

Yo prefiero los blogs multidisciplinares y respecto a lo otro piensa que todo va como una escalera. Ya has estado en el peldaño "he hecho cosas que otras personas han visto". Ahora viene el siguien te escalón

Fecha: 05/08/2007 20:33.


gravatar.comCerezo

Es que creo que para hacer buen cine hay que eliminar la cinefilia loca, o el animal terminará acabando contigo y con tu obra...

...eso lo he aprendido yo hace poco...

...eso y que La Marea gana con revisionado...

...eso y que nos vemos en breve...

...sí, eso...

Fecha: 06/08/2007 01:33.


gravatar.comAngéline

Es curioso, los sueños viajan por los blogs estos días. Sin duda para la gente de tu entorno será toda una suerte contar contigo, Iván. Desde fuera y solo leyendo tus textos se percibe calidez y entereza. Me gusta sentarme por aquí atrás y leer con calma. Un abrazo

Fecha: 06/08/2007 14:47.


gravatar.comhumilde

....sinceramente creo que tus sueños los vas alcanzando poco a poco, y que cada vez se convierten más en las realidades que son.... ;)

Fecha: 06/08/2007 20:14.


gravatar.comVicente

Creo que eres una gran fuente de inspiración Iván. Desde que te conozco he aprendido que en el mundo del cine vale más buscarse a uno mismo que buscar la idea perfecta para llevártela a tu cámara,yo desgraciadamente si tengo cámara, si colecciono dvd´s, leo mucho cine, se algo de cine clásico, pero todo esto por que llevo dos años intentando convencer al instituto de Murcia que me dejen entrar en los estudios superiores de audiovisuales, y nada, tendré que seguir a lo mio. Dos años perdidos y aprendiendo poco a poco de vosotros, de gente como tu que se abre a su público con sus trabajos y te animan a soñar con los ojos abiertos. Me alegro que estés por aquí, me alegro de conocerte, un saludo y como siempre... que sigas teniendo mucha suerte Iván.

Fecha: 06/08/2007 23:47.


gravatar.comMaGiCa

Ivan ... Algo que tengo muy claro es que eres un hombre muy interesante, pero no solo por ser director, si no por tu sensiblidad, por tu sentido del humor, por los miles detalles que hacen y harán de ti cada dia lo que soñaste ser.

P.D Yo tambien jugaba con mi hermana en las balsas con mares invisibles ...

Un Beso

Fecha: 07/08/2007 05:12.


gravatar.comAL

Buen post.

Como se suele decir: el que la sigue, la consigue.

El que resiste, gana.

etc etc, este es un camino duro y dificil, pero si logramos llegar, será muy bonito.

:) Estamos seleccionados en VI CERTAMEN DE CORTOMETRAJES “EL PECADO 2007”

Fecha: 07/08/2007 16:44.


gravatar.comAL

jeje y como ponía en una camiseta que vi en Ribadesella:

Ligo,
pues existo.
No ligo,
pues insisto.

Fecha: 07/08/2007 16:45.


gravatar.comEmilio Calvo de Mora

El escondite: buen reclamo, pero la historia es lustrosa y promete posts, palabra fea, estimulantes. Pues a escribir, caballero. A leer por este lado.

Fecha: 08/08/2007 03:01.


gravatar.comLigia

Me encanta tu biografía y no quiero ser una mamá que corte los sueños de su hija, te pido orientación. Mi hija de 15 años aspira a ser directora de cine y yo no quisiera cortarle las alas. ¿Qué debiera estudiar para dirigirse a su sueño que es en gran escala?

Fecha: 02/01/2008 20:40.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)







EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris