Facebook Twitter Google +1     Admin

DERRIBADO

20080407145320-avion-guerra.jpg

Sobrevuelo los tejados, los ríos, los campos y lugares que enseguida reconozco. Con el gesto desencajado, planeo por encima de mi pueblo. En mi retina se repiten, a la vez, las escenas imborrables de aquellas misiones imposibles, los fogonazos de las bombas de artillería, los recuerdos de noches infernales de metralla, desolación y muerte. Interminables meses de sangre y destrucción nos han deteriorado y nos han hecho envejecer a la avioneta que me prestó mi padre y a mí. La guerra ha terminado y los soldados supervivientes, después de cientos de incursiones sobre la zona aérea enemiga, regresamos a nuestras casas.
Finalmente logro aterrizar sobre el jardín de mi casa y mi padre me esta esperando allí, con el pelo alborotado y encanecido y dos brillantes lagrimas cayéndole por las mejillas cansadas.
Al verle, después de tanto tiempo, me emociono y corro a abrazarlo, sin embargo, mi padre me para con un:

-¿Sabes?, casualmente esta noche tuve un sueño muy extraño. Yo estaba en casa y preparaba un estofado en la cocina cuando, entonces, llamaban a la puerta. Un hombre de mirada turbia, disfrazado de cartero y sin pronunciar palabra, me entregó un paquete. Al abrirlo, encontré algo envuelto en papel de regalo. Dentro, descubrí una estatuilla de yeso con la forma de una virgen. Al principio, entretenido en buscar algún nombre o alguna dirección de procedencia, no me percaté pero, instantes después, no pude evitar soltar un grito de espanto al descubrir que el rostro de aquella estatuilla era el rostro de tu mismísima madre.
Hijo mío, desde su muerte sufro de pesadillas y alucinaciones y es por esto que, durante mi sueño, pensé que aquello se trataba tan solo de una alucinación más. Me entró rabia y miedo, la derribé de un manotazo y esta se partió en mil pedazos. Resulta que la estatuilla estaba hueca por dentro y en su interior encontré algo. Entre los trozos del suelo encontré una llave que no se que es lo que abre.

-Papá, ese es, sin duda, un extraño regalo para un extraño sueño. ¿Pero no vas a darme un abrazo?

Mi padre, señalando una pequeña y roñosa caja de madera que hay junto a sus pies, contesta:

-¿Sabes?, lo verdaderamente extraño de todo esto es que, esta mañana, al despertar, buscando esa llave por todos los sitios, encontré esta pequeña caja de madera cerrada con llave, enterrada aquí, en el jardín, al lado del ciruelo.

Ahora le podía observar mejor. Mi padre estaba notablemente envejecido y su mirada había perdido el brillo y la vitalidad de años atrás. Sus músculos, cansados, mostraban a un hombre más encorvado y achacoso.

-Papa, tengo que decirte algo. En todo este penoso tiempo de guerra tu avioneta se ha estropeado un poco.

Mi padre echa entonces un vistazo rápido a la avioneta.

-!Maldita sea, hijo!, ¿es que no vas a aprender nunca a cuidar las cosas?

Con los brazos en forma de jarra, mi padre se acerca unos pasos más hasta la avioneta, y tras examinarla por unos breves instantes, vuelve a echar de nuevo el grito en el cielo:

-!Oh! ¡Pero, dios mío!, si a mi avioneta le falta media ala derecha y, además, está repleta de balazos y metralla… Por cierto, hijo, ¿cómo es que a ti te falta una pierna?

-Papá, la pierna la perdí junto con el trozo de ala hace ya casi dos años en una de las misiones.

-¿Lo ves? Siempre te he dicho que eres un desastre, un inmaduro y un verdadero despistado. Supongo que al menos habrás soñado historias interesantes durante todo este tiempo con las que poder entretener al viejo de tu padre.

-Pues sí, papá, precisamente esta noche tuve un sueño muy curioso: Llamaban a la puerta de casa y mamá recibía a un hombre del ejército que le entregaba una pequeña caja de madera. Después mamá lloraba desconsolada al ver las cenizas grises del interior, mientras tú, con una pala, cavabas un agujero en el jardín junto al ciruelo.

Mi padre se agacha a coger la caja de madera, se da la vuelta, marcha y abre la puerta de casa.

-Vamos hijo, estarás muy cansado y seguro que querrás darte una ducha y cenar algo.

Al pasar por delante de mi padre, este me agarra cariñosamente por el hombro.

-Hijo, estoy muy contento de que al fin estés en casa de nuevo. Como puedes ver, tu padre se ha convertido en un misero anciano, pero, ¿sabes? me he cuidado de reservar la suficiente fuerza y el tiempo necesario para que podamos reparar juntos nuestra avioneta y poder escuchar, mientras tanto, con detenimiento y uno a uno, el resto de tus sueños.

Iván Sáinz-Pardo
"El sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comAngel

Me gusto mucho, no se si fue por el momento en que lo lei, auqneu esperaba otro final pero muy bueno de verdad.

Fecha: 07/04/2008 17:13.


gravatar.comhumilde

....me ha encantado.... que grande el mundo de los sueños....

Fecha: 07/04/2008 18:50.


gravatar.comStultifer

Después de un minucioso estudio, STULTIFER te otorga el prestigioso galardón al MEJOR BLOG DEL DÍA en No sin mi cámara por los contenidos y matices. Visitanos y comenta con nosotros. Saludos cordiales.

Fecha: 07/04/2008 18:58.


gravatar.comdesahogandome

La verdad, no lo había leido. No sé si es parte de una historia, si viene de algún sitio y camina a algún lugar...

Bonito, curioso, pero no sé si llegué a comprenderlo, salvo que los sueños sobrevivan a la muerte, que tal vez. Estaré espeso.

un saludo

Fecha: 07/04/2008 20:38.


gravatar.comIago

Yo siempre detrás de Stultifer, pero por una vez ya me había adelantado. El blog de Ivan lo conozco y lo reverencio, con ese mismo miedo que me dan los blogs en los que no me atrevo a comentar... Soy un ignorante, pero no un idiota.

Bezos.

Fecha: 08/04/2008 14:22.


gravatar.comMarina Khalo

Leo en el termómetro de ala treinta y dos grados centígrados bajo cero. Pero estoy bañado en sudor de pies a cabeza. Chorrea sobre mi rostro. ¡Qué baile! Sabré al instante que mi batería de acumuladores ha arrancado
sus bielas de acero y se ha aplastado contra el techo, que ha abollado. Me enteraré también de que las nervaduras de ala se han despegado y que ciertos cables de comando están desgastados hasta el último fragmento.
Y sigo vaciándome. Ignoro cuándo me vendrá la indiferencia de las grandes fatigas y el fúnebre gusto del descanso. (*)

(*) Fuente: Saint-Exupéry, "El piloto y las potencias naturales", en Un sentido de la vida, Buenos Aires, Ed. Troquel, 1971.

Fecha: 09/04/2008 01:24.


gravatar.comREFO

No quiero esperar a Sitges para cogernos una cogorza juntos. La pregunta es... ¿cuándo te vienes por Salamanca en ese viaje anual (desde ya) a estas tierras como desconexión del mundo? Hay muchas cosas de las que hablar y más que preparar.

Hablamos.

Fecha: 09/04/2008 09:00.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)







EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris