Facebook Twitter Google +1     Admin

COMO SI TODO

20140331191550-gafas-diseo-diana-de-dardos-12923-0.jpg

No se paró a esperar a que se abriera la tarde. Ni siquiera se molestó en buscar el paraguas, sin embargo, abandonó aquel oscuro apartamento cargando con una pala de la mano. Salió disparado por la puerta, sin cerrarla a su paso, como un dardo en busca de su diana. No se sentía certero, pero en esa ocasión bien se conformaba con agujerear cualquier cosa que se pusiera a tiro.

Sin inmutarse observó fugazmente una cigüeña atravesar boca abajo aquel cielo nublado. Siguió andando como si nada y como si todo, que era una forma de levitar sobre los acontecimientos y observar su vida desde lejos.

En el parque se fijó en unos caballos bebiendo tranquilamente de una fuente. Hacían cola pacientemente y desfilaban dando saltitos como en una exhibición equina sin público. Ignoró tan singular espectáculo y comenzó a cavar junto a un árbol. Lanzaba la tierra a un lado, incansable, formando un montículo cada vez más alto.

Sintió el sudor calando su camisa. El corazón trotando al galope. Pensó en su madre muerta y se la imaginó con vida, después de todos estos años se la encontraba como si nada por la calle. Era una vagabunda demente que ni le reconocía. Se imaginó paseando con ella, en silencio, hasta que una explosión lo devolvió de un manotazo al parque. Tras aquel estruendo inaudito llegó un temblor que agitó todos los arboles de un golpe y que, por muy poco, no le hizo caer dentro del agujero que estaba cavando. En el horizonte, en completo silencio, un gigantesco hongo nuclear comenzó a alzarse, majestuoso y aterrador. Una brisa leve hizo murmurar las hojas. A varias manzanas despertaron distintas sirenas de alarmas de coches pero Andres, como si nada y como si todo, ajeno al resplandor y al bailoteo de las nubes en el cielo desangrándose a sus espaldas, volvió a agarrarse a la pala para continuar cavando.

Su madre continuaba muerta, el paseo con ella en su imaginación no regresó y pasaron los minutos al ritmo del sonido de la pala clavándose en la tierra.

Un niño vestido con pantalones cortos y camisa blanca de mangas cortas se le acercó por detrás, como aparecido de la nada. Le observó allí sin decir palabra alguna durante unos segundos mientras Andrés jadeaba con cada palada. El niño exclamó entonces:

 -Esto no es un sueño.

Pero Andrés no se giró, no respondió, no dejó de cavar, como si nada, como si todo y para cuando terminó de hacer aquel agujero enorme, el niño ya no estaba allí, tan solo había un poderoso rugido, grave y creciente acompañando aquella lengua de fuego que se aproximaba en el horizonte arrasándolo todo a su paso.

Andrés se quitó los zapatos despacio y los dejó con cuidado al lado de la tumba. Se introdujo dentro y se estiro boca arriba. Cerró los ojos, respiró hondo y sonrió, como si nada, como si todo, sintiéndose, por primera vez en toda su vida, en el centro mismo de la diana.

Iván Sáinz-Pardo

"En la avioneta sobró un sitio" Iván Sáinz-Pardo©
Estreno verano 2014 en Amazon

Descubre también "LA IRA DORMIDA" un libro de relatos de Iván Sáinz-Pardo. Ya a la venta en Amazón.
Página en facebook:
https://www.facebook.com/ lairadormida
Comprar en Amazon Europa:http://www.amazon.es/gp/ product/1483990826/ ref=olp_product_details?ie= UTF8&me&seller
Comprar amazón.com: http://www.amazon.com/ ira-dormida-Spanish-Iván-Sá inz-Pardo/dp/1483990826/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1373124511&sr=1-1&keywords=la+ira+dormida

31/03/2014 19:15. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

LA ISLA

20140324010321-5193160851-fa2b32e00e-z.jpg

Con el ojo derecho solo sabía mirar de reojo y había perdido el izquierdo en una guerra no declarada contra sus propios fantasmas. 
A veces aún soñaba con aquella isla salvaje, con aquella jungla hostil donde siempre creyó que acabarían sus días. Y es que aquellos días resultaban interminables, orbitando peligrosamente a su alrededor, disimulando el agotamiento y protagonizando la pose de una vigilancia a ratos inexistente, pues las noches allí nunca servían para dormir. 

En aquella isla su destino era una bandera al viento con una calavera y dos huesos, impredecible, siempre dispuesto para el abordaje de cada una de sus esperanzas por despertar de aquella pesadilla. 
Ahora, de nuevo en su casa, cada vez que despertaba, se levantaba bañado en sudor frío, le gritaba a la oscuridad del cuarto, lloraba impotente, agarrado a las sabanas empapadas.
En el pasillo creía escuchar los rugidos de alguna bestia, el miedo de ojos brillantes sobrevolando el techo de su apartamento. Y entonces las paredes desaparecían, la cama, los muebles y regresaban los sonidos que nunca le abandonarían y la luz plateada de la luna. 

Le daba miedo hablar solo, se había prometido no volver nunca más a hacerlo, temía escucharse dentro de su mente. Se rehuía, evitaba los espejos, luchaba por acatar la convivencia sin la bipolaridad acostumbrada tras tantos años de soledad absoluta. Intentaba sobrellevar un día a día sin compromisos, sin comentarios personales, solo mirando hacia delante con el rabillo del ojo derecho para abrir puertas sin preguntar y cruzar las autopistas de su regreso a la sociedad a ciegas, sin atreverse a mirar a los lados.

Un grito desgarrador le devuelve a su cama. Como un autómata se viste la primera ropa de abrigo que encuentra, aún con el pelo mojado por el sudor y ese gusto salado en los labios recordándole al mar embravecido. Cierra la puerta del apartamento de un portazo.

Llueve en la calle, el viento arroja las gotas sobre su cara, le saluda una tormenta de fin de verano que se le ofrece salvadora como un bautismo, que le espabila lo necesario como para verse capaz de encarrilar la avenida desierta. Los coches aparcados, los comercios cerrados, un par de taxis en busca de clientes y un gato que corre para refugiarse debajo de una camioneta de helados aparcada junto a un supermercado sin luces. 
Camina pisando charcos hasta desembocar en el parque central. Allí llega a su banco de madera y respira hondo. Bajo una lluvia que poco a poco amaina, ignorando el frío y casi a oscuras, decide como cada una de las veces, esperar allí sentado, pacientemente, a la primera luz del nuevo día. 

Una paz le inunda sedando su respiración. Una neblina gravita sin atreverse a tocar las aguas del lago. Al otro lado, bajo la luz anaranjada de una farola bailotean los murciélagos. 

Pasan los minutos. Sus párpados pesan como lápidas de mármol, sus ojos palpitan sin poder evitar el agotamiento. Se sacude en un no, da un resoplido. Es entonces cuando se percata del sonido de los grillos. ¿Estaban allí antes? Presta atención y ahora escucha el aleteo de un pájaro de gran tamaño sobre su cabeza. Una sombra se posa delante del banco. Se frota los ojos. Un pelícano se aproxima un par de pasos y lo observa curioso. 
Al incorporarse sorprendido, advierte como otro ave se posa junto al pelícano, es un pájaro tropical de pico rojo y una larga cola blanca. Se escucha a continuación un ruido sordo, una nube de aleteos y chasquidos sobrevolando su cabeza. Su respiración se acelera, su pecho parece menguar, le flaquean las rodillas a la vez que puede ver con estupor como docenas de piqueros, gaviotas de lava y petreles comienzan a posarse rodeándolo. El sol asoma en el horizonte, los reflejos sobre el agua se le clavan como flechas atravesándole el cerebro y las aves comienzan todas a cantar al unísono. El pequeño lago en frente suyo se transforma en un inmenso mar enfurecido y el sol termina de salir tras el horizonte para cegarle. Retrocede dos pasos. El banco ha desaparecido también. El aire a su alrededor se vuelve espeso y le resulta irrespirable, todo se oscurece de un golpe y desfallece. El suelo, al contacto con su cuerpo, cruje para terminar cediendo en una caída infinita. Silencio.

Al volver a abrir el ojo derecho descubre una iguana mirándole fijamente. Escucha el sonido del mar de fondo, observa la vegetación espesa, siente el calor húmedo insoportable. La iguana marcha, pero él permanece inmóvil sobre el suelo junto a un árbol centenario, llorando en silencio, acurrucado como un niño, exactamente como lo hace cada mañana, como ocurrirá todas y cada una de las mañanas que lo verán despertar en esa condenada isla.

Iván Sáinz-Pardo

"En la avioneta sobró un sitio" Iván Sáinz-Pardo©
Estreno verano 2014 en Amazon

Descubre también "LA IRA DORMIDA" un libro de relatos de Iván Sáinz-Pardo. Ya a la venta en Amazón.
Página en facebook:
https://www.facebook.com/ lairadormida
Comprar en Amazon Europa:http://www.amazon.es/gp/ product/1483990826/ ref=olp_product_details?ie= UTF8&me&seller
Comprar amazón.com: http://www.amazon.com/ ira-dormida-Spanish-Iván-Sá inz-Pardo/dp/1483990826/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1373124511&sr=1-1&keywords=la+ira+dormida

24/03/2014 01:03. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

INVASIÓN

20140312012716-1891392-690237501019480-35603636-o.jpg

La conjura siempre sonríe, seduce, invita. Se bambolea en destellos atractivos, flirtea con labios abiertos y ojos cerrados, con manos abiertas y botas de cuero.
No son ciudadanos, no son personas, son manada, una camada de malnacidos, de almas deformes, con rostros de conejo, extremidades reptiles y sonrisas petrificadas.

Llegaron guiados por el sol, nos visitaron por azar, ni siquiera existió nunca un plan para la invasión. Entraron por la puerta dimensional, se asomaron en un despiste en el espacio-tiempo, miraron con hastío por la mirilla a través del agujero de gusano. Allí estábamos nosotros, sujetos a un susurro cósmico, a universos mentales inexistentes, aletargados en la ignorancia de creer en la gran mentira de la humanidad, en la estupidez de creer que, la bombilla contra la que chocamos como polillas tristes, era una estrella dueña de todo un sistema solar. Allí estábamos inventando palabras, sueños, contenidos, jugando con cartas amañadas, creyendo saberlo todo sobre la nada.

Inventamos coronas, mitos, dioses y credos. Construíamos civilización a base de escupirnos en la cara una y otra vez adorando al viento, hipotecándonos al sonido de las trompetas del apocalípsis y para todo ello construíamos escaleras al cielo, enormes cristaleras de colores, escribíamos fábulas alrededor del fuego en el que quemábamos y destruíamos todos lo que nos acercaba a la verdad. 

Y ellos llegaron sin avisar, aunque no hubiera importado lo contrario pues ya eramos presa de la confusión mucho antes de aquel día. Y no hubiera importado si hubiese sido una noche, un minuto, un segundo o una fracción casi invisible. La conjura nos observó haciendo equilibrios confiados en una red inexistente, esperando ver que pasaba, no nos preguntaron, al fin y al cabo solo eramos una fugaz plaga, un experimento fallido, mala hierba, un manchón, una neblina espontánea en la claridad eterna.

Iván Sáinz-Pardo© 2014

"En la avioneta sobró un sitio" Iván Sáinz-Pardo
Estreno verano 2014 en Amazon

12/03/2014 01:27. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

LA BOITE

LA BOITE (Mi primer test con la Blackmagic Pocket Camera) from Ivan Sainz-Pardo on Vimeo.

Imágenes grabadas con una Blackmagic Pocket Camera durante el viaje y la semana de trabajo para el espectáculo de danza multimedia La Boite 2014 en Valladolid. 
Muchas gracias al equipo de La Boite y a Rafa Rossi por el pequeño clip de stopmotion del equipo incluido en el video.

Realización, cámara y edición: Iván Sáinz-Pardo

Música: Taken an all-Nash Crosby (up in the air)

19/02/2014 22:44. Ivan Enlazarme. VER MIS CORTOMETRAJES No hay comentarios. Comentar.

EVA Y LA LUNA

20131217112905-3d-graphics-nuclear-explosion-014398-.jpg

La falta de gravedad nunca fue un problema, pero mis ofrendas no siempre llegaron a tiempo a mis alumbramientos. Mi voluntad es una estrella fugaz que me rehúye y me invita a mirar el cielo con esperanza.

En una carambola terminé cumpliendo un sueño y ahora es el cielo infinito quien me mira a mi, embutido en un traje espacial.

El único tango que recuerdo haber bailado nunca fue sobre la parte oscura de la luna. No había testigos, solo un planeta azul externalizando los costes de nuestro viaje interplanetario.

Siempre detesté el mate, pero aquel, en tu compañía, me sabía a gloria y a salvación. Bebíamos mate con pajita por el bebedor automático de nuestros cascos mientras observábamos los destellos dorados punteando la ionosfera. Yo me imaginaba sentado delante de un lago al atardecer, con decenas de peces lanzando áureos guiños con cada beso a la superficie. Tú llorabas imaginando los hongos nucleares desgarrando millones de vidas, arrasando las ciudades y secando los mares. En cualquier caso, no habría vuelta a casa.

Ahora tú te derrumbas, puedo escuchar tus sollozos a través del intercomunicador. Me acurruco a tu lado, pego mis casco junto al tuyo.

-Es el final, ¿no vas a decir nada? Me preguntas.

-Eva, estar sin ti es como morir cada día bajo fuego amigo en una guerra no declarada.

-¿Como?

-Que te quiero, siempre lo he hecho. Ser astronauta, ser el mejor de todos y el elegido para acompañarte en este viaje es lo único que he ejecutado con éxito en toda mi vida. Estoy en la luna solo por ti.

-Pero... Pero vamos a morir. Todos han muerto ya... ¿Acaso no tenés miedo, boludo?

Y fue entonces, cuando yo te miré con una sonrisa tontorrona, con esa sonrisa suicida que delata a los enamorados. Y el miedo desapareció de tu rostro.

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2013

17/12/2013 11:29. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

TUS GALERAS

20131209172527-estres-379x302.jpg

Eres importante, eres una mierda, tu opinión cuenta, nadie te escucha, compra, vende tu alma, estas gorda, el interior es lo que cuenta, se feliz. ¿Estás triste? Compra. Prueba el sabor, adelgaza, vota, miedo, gasta, crisis, eres insignificante, felicidades, eres feo, prohibido, no puedes, todo a tu alcance, moda, no hay dinero, no, no, tampoco... no mires. Ahí sí, mira. No. Haz realidad todos tus... compra, entretente, no hay tiempo... prohibido. Cierra los ojos. Respira. Piensa en algo bonito. Eres tú, creándolo todo, desde el principio. Controla lo que sientes y pintarás los días del color que tú quieras. Abre los ojos. Comienza a escoger sin miedo. Es mejor ser el capitán de un navío sin bandera que esclavo en las galeras de una bandera ajena.

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2013

09/12/2013 17:25. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

THE AMERICAN DREAM (EL SUEÑO AMERICANO)

v/x9qU2rwT-HM?hl=es_ES&version=3&rel=0">

AMAZON EUROPE DISTRIBUTION ADQUIERE "LA IRA DORMIDA"

20130924180443-998514-572613192781912-1125702489-n.jpg

La buena acogida y el notable incremento de ventas por Amazon durante el mes de Septiembre del libro de relatos cortos "La ira dormida" de Iván Sáinz-Pardo, han animado a Amazon Europa a la adquisición del libro que ya se fabrica en la ciudad de Leipzig en Alemania.

El libro seguirá también siendo impreso como hasta la fecha en los Estados Unidos pero, a partir de este momento, únicamente para ocuparse de las copias vendidas en el continente americano.

Los lectores en Europa estarán de enhorabuena ya que tanto el precio, como el tiempo de entrega se van a ver reducidos gracias a esta noticia.

El autor ha anunciado la publicación de un segundo libro de relatos con el titulo "En la avioneta sobró un sitio" que se espera para el verano del 2014.

"LA IRA DORMIDA" un libro de relatos de Iván Sáinz-Pardo. Ya a la venta en Amazón.

Página en facebook:
https://www.facebook.com/lairadormida

Comprar en Amazon Europa: http://www.amazon.es/gp/product/1483990826/ref=olp_product_details?ie=UTF8&me&seller

Comprar amazón.com: http://www.amazon.com/ira-dormida-Spanish-Iván-Sáinz-Pardo/dp/1483990826/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1373124511&sr=1-1&keywords=la+ira+dormida

24/09/2013 18:04. Ivan Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 1 comentario.

ME GUSTAN LOS TOROS

No me gustan los asesinos engominados pidiendo respeto y evidenciando una falta de argumentos vergonzosa en la televisión. Menudo rapapolvo que se lleva este torerillo pijeras en el video tratando de defender lo indefendible. Al igual que un hombre que mete palizas a sus hijos o a su mujer pierde la razón, un tipo que gana dinero maltratando y asesinando animales para entretener a cuatro paletos cescerebrados no puede exigir respeto ni esperar que se le de la razón. Y aquí no hablamos de comernos un filete o no, ese puede ser otro debate, aquí hablamos de defender un escarnio público en el que animales son humillados y masacrados entre aplausos y musiquita de fondo. Y de un gobierno que recorta nuestro dinero público para la sanidad, la educación y la cultura, pero continúa haciéndole el boca a boca con subvenciones y escuelas para niños toreros a una practica decadente y en decadencia que se está quedando relegada a la mera asistencia y seguimiento de una minoría cada vez más inexistente.

El escenario son plazas desiertas, perdidas millonarias y un futuro más que incierto. Los toros ya no son rentables y en cuanto os quiten las subvenciones el chiringuito se va a ir al puto infierno de donde nunca tenía que haber salido. Es vuestro capitalismo que se lleva lo que no es rentable, mas allá de ideologías y colores. Y es la presión de la opinión internacional y la de la gente de bien de este país, que afortunadamente son muchos millones. Es la presión de la coherencia, de la humanidad, la presión de las buenas personas, de la gente normal, con empatía hacia los seres vivos. 

A mi los toros me gustan, pero a los toreros y a los que pagan por ver torturar y asesinar animales los quiero ver a todos muertos. Es así, me cuesta respetar a los hijos de puta.

Iván Sáinz-Pardo

LA MITAD DEL MIEDO

20130919120750-la-mitad-del-miedo.jpg

He salvado el mundo interior de mi mejor enemigo. Sin embargo, antes de descorchar el champán, descubrimos que algo había cambiado. Ya era lunes.

El mundo se acaba. Pasé la vida soñando con finales catastróficos. Ahora simplemente los días de la semana van desapareciendo. El tiempo se encoge. El tiempo merma y nos engulle. Ya no existen ni los viernes, ni los Sábados, ni tampoco los Domingos. Las semanas ahora solo tiene cuatro días y la mitad del miedo se cuenta en segundos. La mitad del miedo engorda con Clembuterol de vacas flacas y de rabillos de ojos diseccionados. La otra mitad es una sombra famélica, un infante huérfano, una estrella que ya no guía. Y la gente se junta silenciosa en los parques para llorarle al cielo.

Una mitad de nosotros quiere creer, la otra asegura que únicamente somos el experimento abandonado de un Dios solitario y con Alzheimer.

Es jueves. Ya no se escuchan los disturbios, han cesado los disparos y los gritos. Ahora tan solo somos dos almas condenadas a compartir un mismo cuerpo.

Estoy paralizado. El pánico me sujeta con dedos de bronce. Los minutos conspiran. Las horas murmullan sobre mi y yo les grito:

-¡Muy pronto ya no existirán los jueves!

La otra mitad del miedo rompe el espejo de un puñetazo. Me mira implacable y exclama:

-¡Espabila imbécil! No pienso quedarme aquí contigo de brazos cruzados. Yo los jueves suelo vomitar kriptonita y defecar happy ends. Naci de culo, pero moriré de cara.

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2013 

19/09/2013 12:10. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

ENTREVISTA SOBRE "LA IRA DORMIDA" EN VALLECAS DIGITAL (Iván Sáinz Pardo: “’La Ira Dormida’ tiene una prosa poética sin ningún tipo de censura ni filtro, directa a la yugular”)

20130722130804-lairadormida-cover-posterblogia.jpg


Vallecasdigital.com ha tenido el placer de entrevistar a Iván Sáinz Pardo (@IvanSainzPardo) autor de ‘La Ira Dormida’.

En primer lugar, me gustaría que nos hablaras un poco más de ti, con tus gustos y aficiones.

Pues me gusta ver cine, hacer cine y escribir, básicamente. Las dos primeras cosas son más sociales, la tercera es una afición más intima, al menos hasta que se rompe la barrera de dejar volar lo que uno escribe para que otros lo descubran.

Cuando era pequeño escribía un diario personal de esos que se esconden y se cierran con un candadito. Un día mi madre, entusiasmada, me abordó en el pasillo de casa y me felicitó por lo bien que escribía haciendo alusión a uno de los pasajes más íntimos de mi diario. Desde ese día le perdí el miedo a publicar y compartir mis escritos personales, mis reflexiones y mis textos con el resto del mundo. Durante muchos años en mi propio Blog ‘El escondite de Iván’. Y desde hace unas semanas con este mi primer libro.

“Me encanta pensar que mucha gente va a descubrir mis relatos también por primera vez.”

A lo largo de más de diez años has ido escribiendo en tu blog ‘El escondite de Iván’ con millones de visitas, sobre tus inquietudes, narraciones y reflexiones,  ¿este es el incidente desencadenante para que hayas escrito este libro de relatos?

Me temo que para bien o para mal, es un proceso natural, como la vida y la muerte. Con las nuevas tecnologías y redes sociales la cultura de los Blogs han perdido repercusión y muchas visitas. He podido ser testigo de este cambio en primera persona en mi propio Blog y en los Blogs de la gente que visito. Se han ido cerrando muchos. En mi caso lo veo muy claro, mis reflexiones más escuetas terminan en un Tweet, mis opiniones y comentarios más impulsivos en Facebook y mi Blog se ha ido quedando obsoleto como un muñeco viejo en una casa de adultos. Mi escondite ya no es lo que era, llegó a tener más de 2500 visitas diarias en su mejor momento, pero aún lo mantengo y este libro esta escrito, sin duda alguna y en gran parte también para todos esos fieles seguidores. Además me encanta pensar que mucha gente va a descubrir mis relatos también por primera vez. Los envidio. A mi me encantan, pero ya me he cansado un poco de ellos. Supongo que es lo malo de ser quien los vomita. Publicándolos en papel es como dejarles que se independicen y se vayan de casa.

“Las cosas para los cineastas pintan aún mucho peor que hace 6 años”.

En el mundo del cine, tus cortometrajes han sido galardonados con más de 150 premios en festivales de cine de todo el mundo y cuentas con una pre nominación al Oscar en el año 2001 y una nominación al ‘Deutscher Kurzfilmpreis 2001’(‘Oscar alemán’) por tu cortometraje ‘Schneckentraum’ (‘El Sueño del Caracol’), ¿en qué novedades audiovisuales estás trabajando?

Después de dos proyectos de largometrajes truncados en los últimos 6 años, he decidido dejar de apostar todo a una carta, por muy buena que esta parezca. Ahora las cosas para los cineastas, y para todo el mundo en realidad, pintan aún mucho peor que hace 6 años, así que ahora dedico mi tiempo a luchar por sacar más proyectos a la vez y trato de que estos sean más personales. Si no van a salir, si nos van a romper el corazón, al menos que sea con algo que nos haga brillar los ojos. No se si esta estrategia me va a funcionar, pero lo importante es no olvidarse de levantarse de nuevo con cada tropiezo y relativizar las cosas. Y relativizando de nuevo estoy con un nuevo cortometraje para final de año, una historia preciosa y de calado social y con varios proyectos de largometrajes, todos ellos en busca de financiación.

“Cada vez más actores, mas directores, e incluso algunos productores se sientan a escribir como salida para poder encontrar trabajo”.

Has recibido numerosos premios como director, pero también como guionista, ¿cuál es la ficción que más te ha marcado?

Siempre he escrito mis propios guiones y me encanta el formato del cortometraje, me siento muy cómodo. Es parecido a escribir relatos cortos. Los largometrajes son mucho más metódicos, es una profesión independiente, una labor muy dura que respeto enormemente. Yo me siento un poco como un buen corredor de los 100 metros obligado por la profesión a correr maratones. Es el mal del cine, las productoras ya no se interesan por encontrar buenos directores ni actores, solo buscan nuevos contenidos, guiones maravillosamente comerciales y rentables. Es por eso que cada vez más actores, mas directores, e incluso algunos productores se sientan a escribir como salida para poder encontrar trabajo. Pura desesperación. Muy mal. Lo que hay que hacer es respetar, valorar y facilitar la formación de los guionistas. Ofrecer buenos guiones es su profesión. Pero a ver quién se lo dice ahora al ministro Wert.

“Me considero un escritor indisciplinado y un lector algo mediocre.”

Se habla de usted en algunos círculos como de un realizador de culto. Lanzándote al mundo de la escritura literaria, ¿vas a demostrar que también tienes un don en la literatura?

¿Has hablado con mi abuela? (Risas.) Será en círculos íntimos, como el catalán de Aznar. Bueno, lo importante es crear un propio estilo, encontrar un lenguaje cinematográfico y narrativo personal. Me gusta pensar que en mis trabajos consigo dejar la huella de mi visión ante las historias a las que me enfrento. Como decía antes, escribir llevo ya haciéndolo muchos años, siempre de una forma bastante autodidacta, anárquica y singular. No puedo evitar a pesar de todo sentirme un poco intruso editando este primer libro, eso es cierto.  Me considero un escritor indisciplinado y un lector algo mediocre. Leo casi todo en Internet, escucho mucha radio y me toca por trabajo leerme novelas susceptibles a poder ser adaptadas cinematográficamente o  guiones horribles que casi nunca son rodados. Al final no le dedico a la lectura habitual lo necesario para ser realmente un escritor literario eficaz.

Solo puedo prometer a mis lectores algo muy parecido a lo que ya se encontraban en mis relatos en el Blog, una prosa poética sin ningún tipo de censura ni filtro, directa a la yugular. Un patio de recreo para la emoción, la rabia, la risa y quizás el llanto. Un carrusel que prometo no les va a dejar el peinado como al principio. Hay quien me dice que escribiendo invento imágenes, que escribo letras de canciones. De ser cierto, es una lástima haber sido siempre un verdadero inútil para la música. En el Colegio siempre me dejaban el último y con el jodido triangulo. No tocaba bien ni la flauta.

Tu obra ‘La Ira Dormida’ está compuesta de relatos intimistas, ¿hay alguno que recuerdes con especial interés?

Tengo memoria de pez. Ah, mira hablando de peces, hay uno sobre un portugués caníbal que vive dentro de una ballena azul. Y hasta ahí puedo leer. ¿He dicho que es caníbal? Mierda no se si eso ya es un spoiler.

“Me gustan cuando las historias no mueren con el final.”

En sus páginas, se pueden encontrar denuncias contra la injusticia, consejos, observaciones… en su conjunto invita a reflexionar, ¿era esa su intención mientras escribía?

Me gustan cuando las historias no mueren con el final. Y me gusta seducir en todo lo que hago. De forma que motivar la reflexión y crear empatía con lo que uno narra es un buen fin y en realidad un deber. A parte la edad me ha ido dando un poco de consciencia social con la que pacto y negocio a diario. Por ahí van los tiros.

‘La Ira Dormida’ está compuesta por fragmentos autobiográficos, cuentos, relatos breves y poemas. Así, ha tocado bastantes géneros, ¿se atrevería a escribir una novela pura y dura?

Nunca digas nunca jamás, pero me da que mi siguiente libro va a ir en la misma línea que este. Lo dicho, las empresas muy largas me despistan y pum, quizás a medio recorrido estoy pintando un grafiti o entusiasmado aprendiendo mandarín.

De ser así, ¿qué género le atrae?

El femenino siempre. Y por lo demás, cualquiera que despierte emociones de forma honesta y original. No me caso con nada ni nadie tan fácilmente. No hay más que ver mis cortos. Genero romántico, drama, psicothriller, histórico… Me encanta experimentar. Mi primer cortometraje era una comedia negra. No he vuelto a tocar la comedia en mis trabajos en cine, pero esa faceta también se encuentra en ‘La ira dormida’. Me consta que algunos de los textos están robando algunas risas.

Ha triunfado en cine y ahora lo hará en la literatura. Desde su posición, ¿qué consejos daría a los jóvenes que ahora intentan abrirse camino con la situación actual?

Sabía que llegaría ese momento viejuno en mi vida en que me tocaría darle consejo a los más jóvenes. Pues les diría. Leeros ‘La ira dormida’ si os mola y os emociona os motivará para sentaros a escribir vuestra propia novela y si no, pues pensareis “!Si este tipo con esa mierda  lo ha logrado, yo también puedo!” Y estaréis escribiendo igualmente. ¡Es una apuesta asegurada!

Muchas gracias y mucha suerte. 

A ti, un placer y os invito a descubrir la página de “La ira dormida” en Facebook y como no a comprarlo en Amazon. Saludos.

Alexandra Manzanares Pérez
@AlexandraManza@vallecasdigital

- See more at: http://vallecasdigital.com/ivan-sainz-pardo-la-ira-dormida-tiene-una-prosa-poetica-sin-ningun-tipo-de-censura-ni-filtro-directa-a-la-yugular/#sthash.DPxYpdCb.dpuf

22/07/2013 13:08. Ivan Enlazarme. PROYECTOS Hay 1 comentario.

NO MIRES AHÍ (Daniel Romero, España 2013)

20130709000536-no-mires-ahc2b0-cartel-1.jpg

Ha llegado el momento de comentar un par de impresiones sobre el último trabajo del realizador Daniel Romero, el cortometraje "No mires ahí“ que se ha financiado en gran parte gracias a una plataforma de Crowdfunding en la que contribuí hace unos meses. Lo hice a ciegas, sin conocer ni la historia ni el guión y quise entrar como productor asociado a sabiendas de que su director es uno de los realizadores más prolíficos y más trabajadores de todo nuestro plantel nacional.

La productora que lo respaldaba, el equipo técnico, el casting solo presagiaban un final feliz. Mi idea era la de dejarme sorprender, complementar y casar con éxito la faceta de productor asociado con la de espectador privilegiado. Privilegiado no solo por poder disfrutar o lamentar el resultado final antes que otros espectadores, sino por hacerlo completamente libre de spoilers y sin ningún tipo de información previa sobre la trama. Y así descubrí "No mires ahí“:

Dani ya venía cuidando con mimo el apartado técnico en sus últimos trabajos, algo que va de la mano en la moda impuesta en el género que tan bien trabaja, el de terror y el thriller psicológico. Aunque se tratan de géneros que en otras épocas eran menos exigentes en estos apartados, en la actualidad se exige un acabado casi perfecto para que el producto sea reconocible entre los títulos que lo abanderan. Y aquí, su inagotable amor por la profesión y la labor de los distintos departamentos dejan la cinta a una gran altura.

Destacable la sobria y eficaz puesta en escena, el trabajo detrás de la cámara de un siempre solvente e inspirado José Martín Rosete y la recreación de una atmósfera inquietante y en in crescendo. 
Me gusta ver como las historias de Dani son cada vez más adultas, más maduras y sin huir de los momentos más complejos de dirigir, los conflictos, las emociones, los sentimientos a la sombra de los sucesos misteriosos y la dirección de los actores. Y „No mires ahí“ es posiblemente el trabajo más avanzado en este aspecto.

Si hay algo que reprochar, que siempre lo hay, aunque hablemos del mismísimo Hitchcock, es a mi parecer el uso de la música, aunque acertada, en el camino para la emoción del espectador, señala quizás de forma demasiado explícita los momentos para el sobresalto. Y también comentar algo que tiene que ver con la realización de Dani, no solo en este trabajo, sino también en otros anteriores, y es notar como el sentido de la responsabilidad, el esmero por resultar reconocible dentro de las normas del género, hacen que su trabajo a la hora de arriesgar, de marcar su propio estilo, se sienta un tanto encorsetado. Y no deberíamos olvidarnos que, si hay un genero en el que mejor se puede amortizar los riesgos para intentar ser originales y sorprender al espectador lo es precisamente en un, chamuscado y en horas bajas, género de terror. Un genero con tanta tierra quemada, lugares comunes, clichés y convenciones para el bostezo, es de agradecer decisiones valientes en la dirección de arte, en el propio lenguaje narrativo, en la estructura dramática o en el reparto de la información.

Dani se muestra incansable, no para de practicar y trabajar, pero creo que es hora de que se suelte el pelo, le ha llegado el momento de empezar a olvidarse de las reglas y poner toda su magia y todo el talento que demuestra solo a favor de lo que propone y de lo que trata de transmitir desde su propia mirada de autor.

Para el disfrute de todos nosotros, ya en este nuevo y notable trabajo se intuye que ese salto imprescindible está a punto de suceder. 

Gracias al equipo de "No mires ahí“ por este estupendo trabajo que seguro que va a dar que hablar en festivales de todo el mundo y por mi parte, ya estoy deseando descubrir el siguiente paso de Romero. La proyección solo invita al optimismo, a pesar de vivir un presente en el cine tambaleante e incierto. Los espectadores amantes del buen género le estaremos esperando.

Iván Sáinz-Pardo

Ver Trailer "No mires ahí": 

http://vimeo.com/64406915

08/07/2013 23:56. Ivan Enlazarme. CRITICAS CINE No hay comentarios. Comentar.




EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

http://ivansainzpardo.blogia.com

Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris