Facebook Twitter Google +1     Admin

GOTAS NEGRAS (Rescatado)

20080221194523-lluvia.jpg

Llueve… ¿verdad?
Únicamente me alimento de películas y de conversaciones que bucean conmigo.
Hay nubes blancas. Hay luz y aire allí afuera pero, mientras quede algún resquicio de oxígeno en mis pulmones, prefiero seguir buceando aquí abajo, en el fondo, en la oscuridad de mi cuarto.
Quizá la tentación de abandonarlo todo sea mayor cuanto más jóvenes e inexpertos somos. Pero aún hay un interruptor incrustado en mi muñeca. Cierro mis ojos. Tus palabras:

-La gente hace daño y tú eres como un trozo de carne sin piel. Llegaras muy, muy lejos o serás un autentico desgraciado. Te lo digo yo, que te conozco mejor que nadie. Yo, que te alquilé mi útero durante casi un año y te vendí mi corazón para el resto de mi vida; te lo digo mientras esta se consume como las provisiones de un montañista. Anda cariño, se bueno y acércame las zapatillas... que aquí no hay montañas que subir con pies descalzos.

-No te vayas, no me dejes solo. No te mueras nunca.

Pero abro los ojos y ya no estas. Respiro el alma de otro de esos días grises y clónicos, uno de esos estúpidos días que parecen fotocopias aburridas de otros tantos y que parecen pesar toneladas asperas e invisibles. Y también estan esos días que son como las gotas de lluvia de una tormenta de verano. Esos días en que nos sentimos pletóricos, felices, dueños absolutos de una vida auténtica y apasionante. Dias de oasis en contraste con los dias de destierro en los que nuestra vida se presenta tan interesante y especial como la partida al busca minas en el ordenador de un tonto.

Cae la noche y me tumbo delante del televisor a ver de nuevo "The Doors", de Oliver Stone y, después, me duermo pensando en la figura de Jim Morrison.

-¿Conviven todos los dioses tan cercanos a la infelicidad?

Lo pregunto porque vuestro Dios está hoy también aquí abajo, en mi cuarto. Vuestro Dios bucea conmigo, aunque él hace trampa. Él es un pez, ágil y perfecto, mientras que a mí y a todos los demás, únicamente nos bautizó como hombres.
Veo una señal a lo lejos, quizás una sonrisa inesperada, quizás sea un anzuelo escondido, pero esta vez prefiero dormir. Estoy agotado. Mañana quizá no me importe subir, volver a la superficie, buscar una señal, pero esta noche permaneceré aquí abajo. Sé que aún no ha llegado mi momento. Se que allí arriba continua lloviendo. Llueve, puedo sentirlo, caen gotas negras.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

21/02/2008 19:45. Ivan Enlazarme. POST RESCATADO

Comentarios > Ir a formulario

ivansainzpardo

gravatar.comGorzas

Joder.. enséñame a escribir, yo quiero escribir así.. Buf.. Lo máximo a lo que alcanzo es a garabatear dos o tres chorradas intrascendentes.

Fecha: 22/02/2008 01:35.


gravatar.comnoelia

es increible!
una vez mas me apasiona tu lectura, me lleva hasta lugares insolitos y luego vuelvo a la realidad!
realmente es un placer leer lo que escribes, por mas triste que sea.
espero te encuentres bien! un beso!

Fecha: 22/02/2008 15:51.


gravatar.comMaribel

Me alegro de estos rescates, así tengo la oportunidad de conocer estos textos que no han de pasar sin leer.

Saludos

Fecha: 24/02/2008 00:59.


gravatar.comjessica

Es lo más bello que absorvieron mis ojos, ésta noche (me he sumergido en tu escritura).

Fecha: 31/01/2012 03:08.


gravatar.comIvan

Muchisimas ghracias por todas esas palabras tan lindas. Besos acuáticos.

Fecha: 31/01/2012 05:26.


Añadir un comentario



No será mostrado.







EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris