Facebook Twitter Google +1     Admin

LA BICICLETA NARANJA (Rescatado)

20081024154915-ivan-en-oviedo.jpg

A veces, mi suerte parece torcida.
Recuerdo que una vez tuve una bicicleta naranja. Su manillar también había nacido torcido, así que rodaba siempre en direcciones tan torcidas e inesperadas como mi vida.
Los niños no lloran, decía el abuelo, pero yo necesitaba llorar bastante a menudo.
Antes todo era diferente, mi bicicleta naranja era la más rápida del mundo. Yo pedaleaba deprisa, muy deprisa, buscando y burlando la velocidad. Mi bicicleta naranja era como un regalo divino y montado en ella, yo me sentía invencible y valiente como un héroe con superpoderes al que las caídas no le dolían.
Ahora ya no soy un niño, no lloro casi nunca y tampoco tengo ya mi bicicleta naranja. Sigo adelante y, a pesar de los moratones acumulados de todas las caídas, sigo siendo feliz. Ahora vivo como un héroe retirado y sin superpoderes. La vida, poco a poco se endereza, pero lo cierto es que ahora, aunque hay menos curvas, la velocidad de algunas cosas sí que consigue asustarme.

Iván Sáinz-Pardo
"El sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329


24/10/2008 15:49. Ivan Enlazarme. POST RESCATADO

Comentarios > Ir a formulario

gravatar.comRUBEN

Aun recuerdo la susodicha bicicleta naranja, puesto que fuúi el último de la familia en pedalear sobre ella.
Recuerdo que acabó en la cuadra de casa de la abuela, junto al resto de trastos de antaño, fruto de la adquisición de aquella nueva Bicicross BH, de color rojo.
¡Un abrazo primo!

Fecha: 24/10/2008 18:02.


gravatar.comMarina Khalo

En mi infancia tuve una bicicleta roja, en mi adolescencia un vespino verde y ahora tengo un coche azul. El coche tendría que haber sido amarillo (me gustaba más ese color tan poco discreto), pero salía más barato el azul. Si el tiempo no pasara, si con él no cambiaran las personas y las cosas; ahora tendría en mi garaje tres vehículos de semáforo y menos espacio.
Con los años me sigo fiando de los colores, engañan menos que el algodón. Voy cuesta abajo en una bicicleta a rayas, estilo cebra, con el mismo impulso que de niña. Cuando el aire de la tarde abombaba mi falda y las piernas se estiraban como tijeras desafiantes a la seriedad adulta del rojo prohibido.

Ahora, luz verde y un beso.

Fecha: 25/10/2008 16:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)







EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris