Blogia
EL ESCONDITE DE IVÁN

CORAZÓN DE TIZA

CORAZÓN DE TIZA

Aún no le había terminado de pintar, se levantó, se bebió su cerveza de un solo trago, la mía a continuación y, sin pronunciar una sola palabra, se marchó a mi casa.
Mientras la gente me pisoteaba y me pasaba por encima, pensé que aquella primera gota de lluvia vaticinaba, sin duda alguna, mi irremediable final.

10 comentarios

Daniel de Canada -

Me hubiese gustado ser el pizarron donde se gastara su tiza, o aunque fuera, una simple pared, y no entiendo que eligiera gastarse entera, sobre un piso sucio donde cae estiercol y no sabes de quien...

Gloria -

"No llores más muchacha,
corazón de tiza,
cuando todo duerma
te regalo un color..."
(de "Muchacha, ojos de papel" de Luis Alberto Spinetta, músico argentino)

Daniel de Canada -

Siempre que entro a este blog, lo hago con una sonrisa en mis labios, me siento como un alumno sediento en frente de sus maestros, ha sido descubrir un nuevo espacio en mi casa, entrar a un cuarto donde tenia guardadas muchas cajas polvorientas y tal vez pensaban que no las encontraria y ahora que las he visto he notado que estaban Ivan y sus amigos metidos en ellas. Gracias por que aprendo de sus poesias, de sus historias, de sus letras, de su imaginacion...
Un Abrazo

Mata -

Te volveremos a pintar y te devolveremos a tu escondite donde no te faltará de nada.
Un beso.

humilde -

....joer.... es sin duda un gran final para una historia....

Exagerada -

Nunca se sabe quién es quién, quién será antes borrado.

IVAN -

Yo veo doble con todas vuestras invitaciones. La cerveza embriaga mis sentidos. La lluvia se lleva una parte, pero me siento 5 estrellas a vuestro lado, aun con el corazon de tiza roja.

Jacko -

Yo me quedaría en el suelo, abriría la boca y me bebería toda la lluvia que cayese. Ahí, sin moverme.

Anei -

Sientate al frente mio y te doy de mi cerveza.... no permití que se tomaran la mia....

Marina Khalo -

Mejor corazón de tiza que de piedra. Mejor que la lluvia arrastre lo que no nos dibuje como humanos ni nos escriba como hombres. Y que los pasos no pisen lo que merece la pena recordar.
Tengo mi nevera medio vacía, llena de cervezas frescas. Os invito ahora, por si acaso luego me borran…