Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2005.

GOTAS NEGRAS

lluviajapo.jpg

Llueve… ¿verdad?
Únicamente me alimento de películas y de conversaciones que bucean conmigo.
Hay nubes blancas. Hay luz y aire allí afuera pero, mientras quede algún resquicio de oxígeno en mis pulmones, prefiero seguir buceando aquí abajo, en el fondo, en la oscuridad de mi cuarto.
Quizá la tentación de abandonarlo todo sea mayor cuanto más jóvenes e inexpertos somos. Pero aún hay un interruptor incrustado en mi muñeca. Cierro mis ojos. Tus palabras:

-La gente hace daño y tú eres como un trozo de carne sin piel. Llegaras muy, muy lejos o serás un autentico desgraciado. Te lo digo yo, que te conozco mejor que nadie. Yo, que te alquilé mi útero durante casi un año y te vendí mi corazón para el resto de mi vida; te lo digo mientras esta se consume como las provisiones de un montañista. Anda cariño, se bueno y acércame las zapatillas... que aquí no hay montañas que subir con pies descalzos.

-No te vayas, no me dejes solo. No te mueras nunca.

Pero abro los ojos y ya no estas. Respiro el alma de otro de esos días grises y clónicos, uno de esos estúpidos días que parecen fotocopias aburridas de otros tantos y que parecen pesar toneladas asperas e invisibles. Y también estan esos días que son como las gotas de lluvia de una tormenta de verano. Esos días en que nos sentimos pletóricos, felices, dueños absolutos de una vida auténtica y apasionante. Dias de oasis en contraste con los dias de destierro en los que nuestra vida se presenta tan interesante y especial como la partida al busca minas en el ordenador de un tonto.

Cae la noche y me tumbo delante del televisor a ver de nuevo "The Doors", de Oliver Stone y, después, me duermo pensando en la figura de Jim Morrison.

-¿Conviven todos los dioses tan cercanos a la infelicidad?

Lo pregunto porque vuestro Dios está hoy también aquí abajo, en mi cuarto. Vuestro Dios bucea conmigo, aunque él hace trampa. Él es un pez, ágil y perfecto, mientras que a mí y a todos los demás, únicamente nos bautizó como hombres.
Veo una señal a lo lejos, quizás una sonrisa inesperada, quizás sea un anzuelo escondido, pero esta vez prefiero dormir. Estoy agotado. Mañana quizá no me importe subir, volver a la superficie, buscar una señal, pero esta noche permaneceré aquí abajo. Sé que aún no ha llegado mi momento. Se que allí arriba continua lloviendo. Llueve, puedo sentirlo, caen gotas negras.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

NO MIRAR HACIA ABAJO

IvalSainz-Pardo-DrectorCineVallisoletano.jpg

Llegué a Munich con un curso de operador de cámara recién terminado y un puñado de cortos en video realizados con mucha más maña que capital. Y recuerdo que me gastaba por entonces casi todo lo poco que me pagaban en el Pizza Hut en alquilarme tres películas al día.
Cuando no entiendes el idioma te concentras mucho más en los gestos, en el lenguaje corporal. Uno trata de recibir información por otros caminos menos convencionales. Carreteras comárcales, atajos, senderos, todo vale. La forma de mover la cámara, el ritmo de la edición también nos revela una trama. Aprender alemán y lenguaje cinematográfico al mismo tiempo.
Para ser un buen director hay que ser un buen espectador. Para conocer la salud de tus posibles espectadores has de conocerlos, saber que comen. Así que simplemente le dije sí al cine alemán, a las teleseries, a los anuncios, a los talk shows, a las noticias, a sus famosos. Le dije si al Mc Donalds por 11 marcos a la hora, al Wienerwald por 13 marcos a la hora y hasta aquella tiendita de productos españoles de aquella peruana tan desastrosa que prácticamente no conseguía vender nada (Y a la que no le salía rentable pagarme ni por horas).
Supongo que el tribunal de selección en aquella entrevista en la escuela de Cine y Televisión de Munich valoraron, entre otras cosas, el que les hablara de Doris Dörrie y de su “Bin ich schön”, de Roland Emmerich, de "Godzilla" y de su proyecto final de escuela “Das Arche Noah Prinzip”. Había puesto a parir a una de mis futuras profesoras y a su alumno estrella, pero les parecía increíble que llevando en el país tan solo un año, ya me permitiera bromear tranquilamente sobre Verona Feldbusch, la Bully Parade o Stefan Raab.

Mi primer trabajo de escuela “El Sueño del Caracol”,(VER "EL SUEÑO DEL CARACOL") una historia de amor con tintes dramáticos de quince minutos, me sorprendió con una preselección a los oscar, una nominación al equivalente a los Goya en Alemania y tres docenas de premios internacionales, que hicieron de este corto, uno de los trabajos de primer curso más exitosos en toda la historia de la escuela.
Para la realización de este proyecto, la escuela nos obligaba a respetar previamente unas normas que nos exigían el blanco y negro, la duración y la supremacía de lo visual ante el dialogo.
Las intenciones personales son siempre más poderosas que todo lo demás, y en esta ocasión en concreto, se trataba de realizar algo formalmente clásico. Tirar de la experiencia en video, poner a prueba los conocimientos aprendidos, el dominio de las normas y las reglas cinematográficas. Demostrar y exaltar el formato cine y la presunta profesionalidad con la que, al fin y por primera vez, conseguía trabajar.

“El Laberinto de Simone” es mi segundo trabajo de escuela y se trata de un proyecto muy distinto al anterior. Quizás por que las intenciones también son distintas.
En este caso, lo que sobretodo me importaba era catapultar al espectador a un estado de confusión, temor y angustia similar al de los protagonistas de la forma más radical y pura posible. Todas las decisiones las tome valorando por encima de todo esta intención fundamental.
El cambio del género romántico al de suspense es, indudablemente, el responsable directo de prácticamente el resto de las diferencias entre ambos proyectos, puesto que las exigencias y las características de uno y otro, cambian casi por completo.
Los fundidos en negro y los momentos de oscuridad tienen un papel muy importante en esta historia y ya figuraban de forma rigurosa en el guión. Y es que los sueños siempre surgen y se mueven en un mar de oscuridad. Todo empieza por cerrar los ojos y comenzar a dormir. Así de esta forma, desde la oscuridad, se presenta la figura del padre que como el resto de los adultos, a excepción de la madre, circulan por esta historia sin que se les vea el rostro. Esta fue sin duda otra de esas decisiones que marcan, como anteriormente explico, este estilo algo anárquico y violento en la narrativa. En esta ocasión en concreto se trata de exaltar esa relación casi simbiótica entre Simone y su madre.
La provocación, la predisposición a la experimentación, la insinuación, los distintos looks y la estudiada ambientación son también otros valores fundamentales en “El Laberinto de Simone”.
Cuanto más grande es el proyecto más fe e ilusión hay que tener para poderla invertir y repartirla entre equipos técnicos de hasta setenta personas, que se embarcan a tu barco sin sueldo alguno y cada uno con muy distintas expectativas.
Al delegar de forma irremediable el trabajo en todas estas personas, únicamente en la figura del director esta la responsabilidad de no permitir que la historia se corrompa en un híbrido de intenciones dispares y resultados inesperados.
Después del inesperado éxito de “El Sueño del Caracol”, opté por cambiar de genero, cambiar a la gente de producción, cambiar de asistente de dirección, e incluso de operador de cámara, para descubrir de esta forma, únicamente conmigo como denominador en común, donde esta mi propio estilo, mi sitio en la historia. Donde esta mi trabajo como director.
El Laberinto de Simone ha cosechado hasta el momento más de dos docenas de premios internacionales y es considerado por algunos medios, como el mejor cortometraje del año. Sin embargo, detrás de este cortometraje, para muchos, de aspecto caro y técnicamente apabullante, se esconde el esfuerzo honesto y encomiable de un equipo por trabajar desde la ilusión y la profesionalidad, en lo que no deja de ser un trabajo de segundo año de escuela.
Y es que, aunque la llegada de un nuevo reto, con el listón ya muy alto, nos obligue siempre a no mirar hacia abajo, esto no significa que se nos este impidiendo mirar hacia los lados.

Iván Sáinz-Pardo

Revista de cine PLANO CORTO nº 16 Otoño 2003

05/03/2005 19:47. Enlazarme. PROYECTOS Hay 2 comentarios.

PINCELADA

vaca.jpgUna vaca de madera atravesada por una servilleta de papel. Una casa de chocolate y gente de juguete. Candelabros, plantas por todas partes y cuadros robados del museo del terror… abnegación camuflada en paredes de diseño.
Tejados afilados como los niñatos que escuchan “Rave”. Madres atolondradas con pies de plomo y maridos con su cordón umbilical conectado a la cortadora de césped.
Críos que ya nacen con un casco fosforito soldado a la cabeza y una bicicleta bajo del culo. Señoras mayores con gafas, sombrero y bicicleta; bicicletas con señora mayor, sombrero y gafas; sombreros con gafas, bicicleta y señora mayor.
Hoy paseo bajo un cielo gris perenne, y me pregunto, antojadizo, si de verdad toda esta gente de rostros arrugados y sandalias con calcetines blancos, fueron jóvenes alguna vez. A mi no me engañan, sé que siempre fueron así, infinitamente aletargados en el tiempo que no transcurre para ellos en Alemania.
La ansiedad como un virus sin catalogar, molinillos de viento en el jardín y alfombras repartidas por el suelo como islotes en un verdoso pantano. Cerveza, cocodrilos y enanos insensatos. Lluvia de agua con gas, pan negro con mantequilla y una vaca que me mira siempre complaciente… una vaca de madera atravesada por una servilleta de papel

Iván Sáinz-Pardo
"El sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329
05/03/2005 23:17. Enlazarme. EL SENDERO DE LA OVEJA NEGRA No hay comentarios. Comentar.

EJECT

avion.jpgHe dado al botón rojo, y he salido de esa fiesta de cumpleaños alemana como un piloto de su caza. Después del "Nippler" ya únicamente quedaba una discoteca demasiado de moda y algunos vodkas que iban irremediablemente a unirse a los denominados "de más". El paseo a casa por esta desierta y nevada ciudad de Munich me ha devuelto la energía que ya se iba mermando, y como veis, aún hasta me atrevo a escribir unas líneas.
Bueno, pues sí, hay novedades, como podéis observar. Un look nuevo, que como a mí, también espero os guste un poco más. Y luego está este link que os ofrece la oportunidad de ver de forma integra, aunque bastante comprimida, mi primer corto en formato cine "El Sueño del Caracol".
VER "EL SUEÑO DEL CARACOL"
Los amigos de CINECIN han acogido esta versión de 20MB en su Web y ahora os lo podéis ver cómodamente desde Internet y sin esperas. No es la calidad más optima, pero se puede ver, escuchar y disfrutar muy dignamente y eso siempre que lo queráis.
Y os dejo, que aprovechando que son las cuatro de la madrugada, voy a probar a dormirme con las primeras vueltas de la prueba inaugural del Mundial 2005 de Fórmula 1. El Gran Premio de Australia. Y es que, si hoy ganó incluso hasta mi Atlético, Alonso será capaz de cualquier cosa. Milagro incluido.
Seguir durmiendo, yo haré que soñéis bien.
Iván
06/03/2005 19:18. Enlazarme. ARTICULOS Y ESCRITOS NUEVOS No hay comentarios. Comentar.

LA PARADA DEL ARBOL SIN SOMBRA

arbol3.jpgFuego, tierra y universos de madera dentro de mí…
Despierto entre astillas y estrellas rotas, tumbado sobre el polvo rojizo.
La luna, esta noche, es una canción de Jazz en mi cabeza, derritiéndose lentamente en mi vendetta interna. La luna, esta noche, es un corazón de leche, cómplice y testigo de como mis amigos continúan escondidos en casas lejanas que no conozco… bajo las alfombras.
Mi país es un susurro de hojalata, es una sombra que respira extrañamente y me espera acurrucada. Mi hogar no bebe de mi mismo vaso y nunca se refleja en mi espejo.

-¡Vete al infierno y no me esperes, permaneceré un poco más en todo lo que soy y en todo lo que nos separa. Es demasiado tarde, ya quemamos todas nuestras naves.

El árbol sin sombra nos espera a todos en algún sitio, entre el rumor de la felicidad y el constante llanto del dolor. Sus raíces son como el manantial de nuestra existencia: nos retiene y es leche; nos aísla y es vino; nos sustenta y es sangre. Y mientras, paso mi vida besando instantes, transformando circunstancias, tentando destinos.

Ya en el autobús, beso con inusitada ternura a dos jóvenes que no conozco. Su respiración, cercana, acaricia mi pecho en un escalofrío turbio y extraño. Acaricio sus mejillas suaves y me empapo de su fragancia, aroma aterciopelado y femenino que, gratamente, me acompaña hasta uno de los asientos traseros. El suspiro con el que me dejo caer, al estrellarse contra el cristal de la ventana, se trasforma en un vaho grisáceo, en un mar de esmeraldas y de vaporosos guiños.

-!Qué dulce eres!, exclama la muchacha más rubia, a la vez que se sienta junto con su amiga muy cerca de mi.

-!Odio ser dulce!, odio ser más para los demás que para mí mismo, la replico. Odio ser lo que soy más veces de las que puedo sentirme ser yo mismo, porque los días mientras tanto, vienen y se van vacíos…

Y la amiga, me mira y añade:

-¿Sabes?, no te marcharás sin darnos otro beso.

El autobús va haciendo paradas de vez en cuando, al tun tun, sin ningun orden ni sentido. Quisiera saber a donde nos conduce este maldito autobús, preguntarles a ellas, pero mi mirada errante lleva ya demasiados minutos en otro mundo, así que permanezco abstraído, dejándome llevar únicamente por ese manantial de luces y sombras al otro lado de la ventanilla...

En el escaparate de mi vida, echo de menos los consejos que fueron faros de luz perfecta en mi oscuridad infantil. Echo de menos la camaradería de aquellas amistades puras e inmaduras, amistades unidas por el quebrar sordo e intemporal de los días de colegio.

Y finalmente dirijo mi mirada a ellas de nuevo, que siguen allí, calladas, a mi lado, y las digo:

-Vosotras dos no os marchareis sin antes escuchar el cuento de “El herrero enamorado”:

“Érase una vez, un herrero muy trabajador que vivía en un pueblo precioso lleno de gente feliz. Trabajaba durante todo el día y también durante parte de la noche. Su misión era la de fabricar armas suficientes como para poder defenderse del otro pueblo vecino, también precioso y lleno de gente feliz.
Debido a la importancia de su misión y a la gran responsabilidad que suponía, el herrero siempre aprovechaba cualquier momento para seguir con su trabajo. Sin embargo, aquel día de verano se presentaba inundado por una especie de ira ciega e inaudita, y el herrero se sentía inquieto y algo excitado. Las notas del trovador sonaban por primera vez extrañas en el tintinear caprichoso de la tarde.”

Las dos jóvenes escuchan con atención como con mis palabras voy dando forma y vida al cuento. Mientras, con cada parada, la gente va abandonando paulatinamente el autobús. Se bajan a puñados para tumbarse delante de las ruedas y esperar de esa forma su muerte. Arrancamos de nuevo para atropellarles y continuar con nuestro disparatado viaje.
De esta forma, tan absurda como inamovible, y de forma progresiva, vamos quedando menos.

“Pero un ángel apoyó la cabeza en el yunque del herrero y todos sus destinos se desvanecieron en los límites de un horizonte embriagador y desconocido; lejos de su ámbito humano, imperfecto y limitado.
El herrero se había prometido a si mismo continuar para siempre con su trabajo para salvar así a su querido pueblo. Ellos contaban con él. Y él únicamente deseaba convivir con su destino y su misión, acompañado de tal responsabilidad. Sin embargo, aquella tarde, su propósito se había envenenado por una repentina demencia de amor. La atractiva hija del gran poeta de su pueblo, le rondaba en las cálidas tardes de aquel verano y él, indefenso, preso por su belleza, no podía evitar dejarse arrastrar por una pasión desmesurada y todopoderosa. El herrero, enamorado, desatendió por primera vez en toda su vida su importante labor para escaparse con la hija del poeta a la tierra de los lagos. Su vida, también por primera vez, tendría una finalidad y una dedicación distinta. Y fue así como juraron amarse para siempre y formaron una familia.
Y pasaron los años y aunque eran felices, la idea de haber sacrificado de aquella forma a su pueblo, seguía atormentando la cabeza del herrero, y cada mañana, observando a sus hijos y a su querida y bella esposa, se preguntaba si todo aquello realmente había merecido la pena.

Una tarde un campesino llego a la tierra de los lagos, arrastrado por motivos no demasiados concretos y por el viento racheado del Otoño.
Encontró la casa del herrero y fue recibido, como era costumbre, con gran hospitalidad, pues además las visitas por allí no eran demasiado frecuentes. Y fue gracias a la visita de aquel extraño por lo que lograron enterarse de que su antiguo pueblo seguía intacto; tan bonito, prospero y lleno de gente feliz como antaño.
Había ocurrido que, el herrero del otro pueblo precioso de otras gentes felices, se había enamorado igualmente de la hija del otro gran poeta del pueblo, y en esos momentos, vivían felices y formaban ya una familia en la tierra de las flores.
De esa forma, los dos pueblos vecinos, sin las armas suficientes como para poder guerrear, habían decidido continuar con la dichosa tarea de ser tan solo humanos a medias.”

Finalizo mi cuento a la vez que el conductor nos hace una señal. Ya solo quedamos nosotros y ésta es sin duda la última parada. Nos bajamos, y para cumplir con lo acordado, las beso con ternura.
Los tres nos tumbamos juntos en el suelo. Nos estiramos delante de las enormes ruedas de aquel autobús negro. Cerrando los ojos, saboreo sin ninguna tristeza este agradable y embriagador conformismo. Medio ensordecido por el ruido del motor, que ya arranca, puedo oír aun las voces de las dos muchachas, riendo felices, a carcajadas. Agarro entonces sus manos y río con ellas. Sé que llega el final, cuando vuelvo a abrir por última vez los ojos y descubro, ante nosotros, el árbol sin sombra. Entre las risas y el crujir de nuestros huesos, catapulto mi voz en busca de los limites de algún otro infinito… hacia algún lugar muy lejano, a años luz de la inaceptable realidad de estar muerto.

Iván Sáinz-Pardo
"El sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329
07/03/2005 23:17. Enlazarme. EL SENDERO DE LA OVEJA NEGRA No hay comentarios. Comentar.

EL FUTBOL Y LOS INDIOS

chiste002-forges-socio_del_.jpgSupongo que hay muchas formas de ganar al fútbol, y dos formas de perder. Una haciendo un partidazo y demostrando garra, como hizo el Barsa antes de ayer contra el Chelsea, y la otra aburriendo a los muertos, jugando de pena y racaneando un resultado, como el Madrid anoche en la Champions. En ambos casos he deseado que pasasen los equipos españoles. Y es que, cuando uno vive en el extranjero, exalta a su país como a una novia a la que se abandona para ir a la guerra.
No soy demasiado futbolero, pero si es verdad que disfruto de todo lo que acompaña y rodea a este juego. Noto que únicamente es esto lo que me motiva, porque cuando veo un partido y no me decido por uno de los dos equipos, acabo cambiando el fútbol por cualquier otra cosa.
Pero me encanta el charloteo y las birras con los amigos, embravecidos y dispuestos a celebrar o incluso a llorar noches enteras de fútbol. Disfruto de los piques simpáticos y los chistes en el Keller del Colegio Español de Munich. La super hamburguesa con queso del Bar Australiano y ver allí los partidos con Maiquel cantando y subido a una mesa. Explicar una y otra vez el fuera de juego a las chicas, discutir las jugadas dudosas, hablar del gordito del Madrid y bromear con sus ansias por un bocadillo de calamares. Los puritos del Carrusel, escuchar a De la Morena, ir a veces a algun estadio y esperar ese poderoso y extraño rumor de cuarenta y cinco mil envoltorios de papel de aluminio anunciando el descanso y el bocadillo.
Por todo esto, y por buscarle una motivación al deporte rey de nuestro país, me gusta el futbol y me hice del Atlético. Y muchas veces, desde entonces, me preguntan que porqué del Atlético, y yo siempre respondo lo mismo:
Porque de forma innata siento más simpatía y me siento más identificado con el pequeño, con los humildes, con los perdedores. Porque creo que no llega más lejos quien llega más alto, sino quien empieza más abajo. Porque siempre quise que ganasen los indios a los vaqueros. Porque no me importa sufrir más veces y sentirme héroe algunas menos. (Sabiendo que la vida es también eso) Porque prefiero a David que a Goliat. Porque sabe mucho más rico lo que únicamente podemos saborear de vez en cuando. Porque me caen bien los taxistas, porque Sabina es un poeta y un poeta no puede estar equivocado. Porque los Gomaespuma son los mejores humoristas de nuestro país, por Chiquito, por Torrente, y también por Futre, por Kiko, por Torres y creo, que sobre todo y desde luego, por mi amigo Marcos, que cuando me preguntó que de donde era, le respondí que de Madrid, y cuando me preguntó qué de que equipo era, me hizo pensar por primera vez en mi vida en todas estas cosas. El, al verme dudar, me miró de arriba a abajo y entonces, con una sonrisa muy pícara, me dijo:

-Tio, tu eres del Atleti.

Iván

SILUETAS

pantano3.jpgFlores marchitas nacen de mis lágrimas.
Demasiados días sin sol.
Entre la bruma se siluetean los árboles desnudos.
He lanzado, uno a uno, todos mis sueños en tu busca. Pero sigo aquí solo, recostado sobre las hojas muertas.
He perdido ya tu voz, casi tu rostro.
No quiero olvidar tu olor.
En esta ciénaga lucho contra el olvido.
Cierro los ojos y nos recuerdo juntos, derrochando nuestros besos.
Y como yo te miraba mientras tu dormías a mi lado.
Estoy dispuesto a inventarme todas las razones para esperarte.
El silencio es absoluto.
Los pájaros han emigrado. Contigo.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2005

Iván Sáinz-Pardo
10/03/2005 02:41. Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 7 comentarios.

UNA IMAGEN

madrid-marzo.jpg...
11/03/2005 04:55. Enlazarme. UNAS FOTOS Hay 2 comentarios.

CARLOS 72

arbol-muerto2fin.jpg

Hay un abismo rojo, una espiral sangrante en el cielo.
Y los pajarracos planean a la deriva.
Vuelan también la tierra, las hojas, los árboles quebrados.
Hay un torbellino, una herida mortal en el cielo.
Transcurre el año 72, mi padre mira muy fijamente a su lienzo y yo estoy en camino.

CRONICA DE HOLLYWOOD

ivan-shocking.jpgHace un año de mi visita a los estudios de la Universal en Hollywood. Gracias al premio que me otorgó el canal Calle 13 Germany en su festival Shocking Shorts Awards. Es un festival de cortometrajes de temática de suspense y terror que escoge anualmente a trece cortos finalistas y después elige a tres y celebra una gran entrega de premios. Finalmente uno de los tres realizadores gana el master de cine en Hollywood con todos los gastos pagados.
En el 2003 tuve el honor y la suerte de recibir de mano de Nina Hagen y de Ralf Mueller el trofeo por mi cortometraje "El Laberinto de Simone".
Gracias a este premio pude estar tres semanas en Los Angeles conociendo muy de cerca el funcionamiento de los estudios. Hoy estrenamos tema nuevo. Crónica de Hollywood, donde iré colgando los artículos que fui incluyendo en mi Web en forma de diario desde allí.
Me acompañó Lucy y esta era para mí la primera vez que visitaba los Estados Unidos de América. Algunas impresiones son realmente divertidas.

DIARIO DE HOLLYWOOD Viernes 6.2.2004 (1.Parte)

avion2.jpgY a mi que antes el Jet Lag ese me sonaba a aerolíneas chinas o a un sistema nuevo de relajación oriental. Aun no estoy en Los Angeles y ya tengo el cuerpo como el acordeón de un gitano.
El día comenzó muy bien. Dos tíos muy simpáticos del canal "Calle 13 Alemania" nos vinieron a buscar a casita a las 8:30 con un coche y nos llevaron al aeropuerto de Munich. (Que esta a una hora del centro de Munich en metro.) Allí me grabaron una entrevista y el paripé de como embarcábamos Lucy y yo. A eso de las 12 ya sobrevolábamos Alemania rumbo a Filadelfia. (Se escribirá como el queso?)
Casi diez horas de viaje intercontinental resultan tan aburridas como las dos horas y cuarto de mis vuelos habituales a Madrid, solo que cinco veces seguidas. La comida, cutre pero entretenida como siempre. En este caso pollo con arroz y una peli en ingles para ir practicando, eso si, después de pagar 5 dólares por unos cascos. "School of Rock", una peli tan convencional y previsible, que me creí por hora y media estar dominando el ingles y todo. (Lo cierto amigos es que si no hay mucho ruido alrededor, puedo oír la maquinaria herrumbrosa de alguna parte recóndita de mi cerebro apartar el alemán y rascar en busca del ingles que deje de practicar hace 12 anos.)
Bueno, pues después de aquel pollo de pinta sospechosa, no volvimos a saber nada mas sobre la palabra "food" hasta seis horas mas tarde, para cuando ya nuestras tripas andaban interpretando con furia el bolero de Rabel. Así que preguntamos a una azafata americana (con pinta de acabar de salir del rodaje de "Canción triste de Hill Street") si nos iban a dar de cenar o desayunar o lo que tocase con semejante desfase horario. Dijo algo de una hora, y fue a la hora y media, mientras trataba de calmar una dormidera total tirando a desmayo, de mis dos piernas, cuando al fin nos trajeron una especie de mini canapé para Hobbits y un bombón de Toblerone.

Philadelfia (quizás se escriba asi) es exactamente como decía Bruce Springsteen, triste, nublado, lleno de contaminación por el humo de las fabricas, lluvioso y americano.
Nos bajamos totalmente molidos, aunque en mi caso, bastante excitado por pisar tierras americanas por primera vez.
The Dream is over, porque un policía federal que nos controló no mas bajarnos y antes de meternos en el avión rumbo a Los Angeles, nos hizo realmente la vida imposible. A este negro le acababan de robar en su casa o algo mucho peor, porque descargó toda la fustracion que un ser humano es capaz de acumular a lo largo de varias vidad seguidas, en nosotros dos. Nos trato como a mierda de hiena, con una falta de respeto, una falta de educación y con una impertinencia tal, que no se consigue ni entrenando varios anos en una academia para capullos integrales americanos. No merece la pena entrar en detalles, pero a mi me llego a decir (siempre como entre dientes, y muy queriendo, a toda ostia), que como es que me invitaban los de Hollywood a venir a "SU" país si yo no sabia hablar bien su idioma y cosas aun mucho peores, todas ellas de un racismo y un fachoso, que Hitler se hubiera corrido de gusto oyéndolo. A Lucy, que los que la conocéis sabéis que es mas maja que las pesetas, la hizo hasta que la temblaran las piernas a la muy pobre, así que, por un momento, deseamos de verdad gritarle que era un puto negro recoge algodones, y que Lucy y yo y nuestras familias al completo, eran del Kukusklan más sectario y quema negros del planeta. Claro que entonces recordamos que por nuestra experiencia hasta ahora con otra gente de color, prácticamente todos ellos nos habían demostrado ser gente alegre, simpatiquísima y noble, y que capullos integrales los hay de todos los colores y en todos los lugares. A parte, que discutir con un federal en Filadelphia, (O se escribirá así?) puede estar como menos penado con la pena de muerte o algo peor estando el fanático de Bush en la Casa Blanca. Como apunte, deciros que este individuo en aquel control ha sido la única excepción en un país en donde la gente destaca de verdad por ser amabilísima y muy atenta.
Por fin y tras un total de (los fui de verdad contando) cuatro controles con rayos x y detectores de metales y nueve peticiones de pasaportes y tarjetas de embarque, embarcamos (valga la "rebuznancia") en el siguiente avión dirección a Los Angeles. Ya únicamente nos esperaban cinco horas y media, otro pollo con arroz (esta vez únicamente a cambio de pagar por comer de nuevo lo mismo) y otra peli en ingles. Adivinais cual?
"School of Rock". Hora de desmayarse.

Iván (Perdonad la falta de acentos, "enies" y todas las faltas)

"TO BE CONTINUED"

DEAD SANTA

DeadSanta.jpgDicen que si se introduce un pedazo de carne en un recipiente lleno de Coca Cola, éste se desintegra en poco tiempo. Yo no lo he comprobado personalmente porque me parece una marranada, pero aseguran que es cierto. También dicen que algunos mecánicos lo usan para limpiar de oxido e impurezas las piezas más roñosas y estropeadas. Bueno, pues yo tengo un amigo que se bebe más de dos litros de Coca Cola al día y todavía no tiene ni una miserable úlcera. Aunque, claro, también es cierto que una úlcera es lo único que no tiene el pobre. Hace un par de años se destrozó una rodilla y todos los ligamentos de una pierna. Antes de eso, algunos años antes, un cristal le rajó media cara y le seccionó por la mitad el canal de salivación, y entre las dos cosas, está a punto de entrar en el Libro Guinness de los records por superar en número de operaciones a Cher y a Michael Jackson juntos.
A lo largo de sus veinte y pocos años ha sufrido fracturas en todas las partes posibles y ha incubado todo tipo de enfermedades hoy por hoy conocidas y registradas en los libros de medicina. Ahora creo que, al parecer, la última operación de rodilla va a tener que esperar porque, el otro día, estando en un bar de marcha con los amigos, al ir a mover el brazo derecho, se le quedó tieso y no hubo manera en un buen rato de que volviera a su posición normal. De alguna extraña forma, su brazo perdió de forma repentina el juego habitual y se quedó rígido y estancado casi a la altura de pedir un taxi. Con esa curiosa postura tuvo que marcharse a casa porque, aunque el brazo no le dolía, no hacía más que mosquear al camarero, que, al verle, se acercaba para preguntarle, una y otra vez, si quería otro calimocho. Ahora no sabe si le van a operar antes lo del brazo o de lo de la rodilla.
Mi amigo es una buena persona, un tío de esos bonachones y simpáticos. Te enseña orgulloso sus cicatrices, como si fueran medallas ganadas en alguna guerra, y siempre tiene alguna historia de hospitales cojonuda con la que robarte una carcajada y matar el hastío de los domingos.
A su lado, uno se siente seguro. Uno sabe que nada malo le va a ocurrir, porque todas las desgracias, día o noche, sólo quieren bailar con él.
La semana pasada me llamó por teléfono y estuvimos charlando un rato. Me contó lo del brazo, me puso al día sobre la liga de fútbol y algunas otras cosas. También me contó que a fin de mes le van operar una vez más de lo de la rodilla, pero esta vez en León. Le deseé suerte y nos despedimos porque llevábamos más de veinte minutos, y bueno, ya se sabe que las conferencias al extranjero cuestan siempre un huevo. Al colgar el teléfono, pensé que lo de haberle deseado suerte había sido algo así como darle unas palmaditas en la espalda a Papa Noel y desearle suerte con los toros en los Sanfermines.

Iván Sáinz-Pardo

"Al final del arco iris"
©-N333042/00

CARRERA ESQUIMAL

felix1.jpg

Naturalista, médico odontólogo y realizador de televisión.
Este señor consiguió llegar a mas de 700 millones de espectadores en el mundo con sus documentales, y esta me parece, sin duda alguna, una de sus mayores virtudes a destacar, su excelente capacidad para transmitir al público, para comunicar. Su obra fue además por aquel entonces un punto de inflexión en la toma de conciencia ciudadana acerca de los problemas medioambientales. Esta virtud es tan valiosa sobretodo cuando el mensaje que con tanto exito se trasmitía, era el del respeto y la admiración hacia la fauna y la flora que nos acompaña y nos rodea.
Carlos Vallecillo, de ADENA, colaboró con Félix Rodríguez de la Fuente en la enciclopedia Fauna y hoy apuntaba lo siguiente:
“En mi opinión, su figura fue crucial en nuestro país. Sus programas tenían algo especial”. Su voz, sus gestos, su carisma y, sobre todo, la capacidad para transmitir sentimientos y su amor por la Naturaleza fueron las claves de su gran éxito.”
Hoy hace 25 años que la avioneta en la que volaba Felix Rodríguez de la Fuente, mientras rodaba una carrera de perros en Alaska, se estrelló terminando con su brillante carrera y con su vida. Yo veinticinco años más tarde, aún no he podido olvidar la sintonía de su programa de televisión "El hombre y la tierra".
Iván

AMOR DE VERDAD

Amor-verdad.jpgNada me indicó el camino a seguir, pisaba en falso.
El mundo estaba formado por montañas de sal y morfina; subir, subir, tenía que seguir escalando…
Pero yo siempre volvía a lo mismo, mientras la soledad y el hastío de verme estúpidamente ensimismado en mis propios pecados, convertía en ruinas mi vida. Adormilado en mi lago de frustración, sintiéndome como el monstruo del Lago Ness, invisible ante mi propia existencia, conocí a la chica rubia. Después entendería que ella solía relacionarse únicamente con tipos asiduos de la “Beauty”, pero esa noche fue el Jaco quién se presentó en mi apartamento con una sonrisa millonaria y con la chica rubia y una amiga suya colgadas del brazo.
Como era de esperar, aquella noche se escapó por la puerta habitual, la de atras: Alcohol, farlopa, whisky, unos porros y al final terminé bajandome en la parada equivocada y follandome a la amiga.

Pasaron dos años y las cosas parecían haber tomado un insólito rumbo. El Jaco había aparecido muerto meses atrás en Carabanchel de treinta y siete puñaladas. Treinta y siete días antes, le habían metido en la cárcel por degollar a un gitano en una reyerta. Del Jaco me quedaron muy pocas cosas. Entre ellas mi regalo de cumpleaños. Una pistola Taurus PT-100 de calibre 40.
Mientras, llevaba ya casi trescientos setenta días viviendo con la chica rubia. Su amiga follaba estupendamente, pero yo estaba idiotamente enamorado de aquella mujer rubia tan bella y perfectamente imperfecta. Su cariño, sus atenciones, su compañia, de alguna extraña forma que nunca llegaré a entender, conseguía mantenerme en una especie de paz negociada conmigo mismo. Ella era la protagonista de una Era floreciente en la historia de una civilización tan muerta como la mía.
Ya se sabe que quien se casa con la heroína no tiene amantes, pero yo la amaba de verdad, o al menos eso pensé siempre. Ella era una puta, una ramera, aunque eso sí, de las caras; esas putas de diseño a las que, primero, hay que emborracharlas de champán francés y llevarlas a un buen restaurante, para que, después, te hagan en un hotel de cuatro estrellas exactamente lo mismo que una vulgar fulana en un misero motel. Pero lo que también es cierto es que, de todas las putas, esta era la más hermosa, y lo que es aún mucho más importante, tenia estilo. Y claro, todo el mundo sabe que no hay nada más arrebatadoramente irresistible que una puta con mucho estilo.

Los meses a su lado transcurrían deprisa y los días se deslizaban entre el sabor salado y placentero del sexo, entre las conversaciones perezosas del hachís y el vértigo de la aguja. Pero aquellos meses de autodestrucción acumulaban montañas de sal, sal y soledad compartida supurando nuestras heridas. Cada noche discutíamos de nuevo. La droga deja de ser tu compañera cuando no la veneras. La droga te traiciona cuando dejas de creer en tus propias mentiras. La droga sabe a insatisfacción cuando te recuerdan quién eres realmente. La droga dirigia con rigidez impecable la orquesta de nuestros días y de nuestras noches y nuestras discusiones bailaban siempre al ritmo de una composición maldita.
Aquella noche, ella me llamó yonky de mierda, me dijo que era un muerto de hambre, escoria. La pateé en la cara y en el cuerpo, le fracturé dos costillas. Después me presenté en el hospital, la quería.
Sin embargo, una vez más, prometimos no volver a discutir, mientras ella olisqueaba esas flores que había traído conmigo. La besé despacio y ella me dijo que era un maldito cabrón, pero que me amaba y no podía evitarlo. Mientras encendía un cigarro, le pregunté si creía realmente que mi mundo era de verdad. Ella, con su cara morada me hizo abrir los ojos:

-Toda tu vida es una farsa, yo soy también de mentira, tu vida es únicamente un depósito de agua contaminada con enormes peces multicolores.

Pasamos otros seis meses juntos, chapoteando en nuestro charco de conformismo y mentiras.
Ella decía haber dejado la prostitución, pero yo sabía que se lo seguía haciendo con algunos de sus antiguos amiguitos de la “Beauty”. Mi polla de proletariado le sabía a poco, mi apartamento de alquiler, mis trabajillos temporales, mis manías, mis costumbres simples y primitivas, hasta mi droga era para ella la droga de los pobres. Yo lo dejaba pasar todo como si en realidad no supiera nada, pero cada vez que ella volvía a repetirlo, yo sentía un desgarro mayor, una mediocridad amarga y visceral, un extenso vacío.
Ella no podía renunciar al placer del lujo y del dinero, pero me amaba y por ello regresaba a casa cada una de las veces, transformándose para mi, fingiendo ser feliz con las cosas que a mi me hacían feliz. No sabía que nuestro amor nos destruía más que el veneno diario de la dosis.
Ella la coca y el éxtasis y yo el costo y la heroína, ella el champán y yo la cerveza, ella la televisión y yo los libros, ella el marisco y yo la carne… Prefería discutir a diario, los insultos, los puñetazos a aquel silencio en la cama, aquella mortal indiferencia.

Una mañana, al despertar, me la volví a encontrar una vez más sentada en el water, desnuda, con el cañón de mi regalo de cumpleaños metido en su boca; ella solía hacer cosas así a veces, para llamar mi atención y recibir mi consuelo. Estaba despeinada, ahogada en lágrimas, con el rímel corrido, fruto de toda una noche sin dormir, y me volvió a repetir que si me seguía acercando a ella, apretaría el gatillo.
Los años, las drogas y nuestra relación la habían deteriorado notablemente, pero seguía siendo una mujer increíblemente hermosa, una puta con estilo, la mujer que yo quería, aún así, en aquellas circunstancias.
Me acerqué a ella muy lentamente, como solía hacer otras veces.

-Tranquila, shsss… tranquila.

La miré a los ojos mientras ella, dócil e indefensa como una chiquilla, me devolvía una mirada destruida.

-¿Me quieres? Me preguntó entre sollozos.

-Sabes que sí, pero ahora devuélveme la pistola ¿vale?…

Agarré despacio la pistola con una mano, ella la sujetaba todavía con las dos manos y mantenía el cañón apuntando a su boca.

-Me quieres, lo sé, pero te pregunto si me quieres de verdad.

Y nos acorralaron los minutos de silencio y miseria más largos de nuestras vidas. De rodillas, en frente de ella, finalmente respondí:

-No llores más mi niña. Nuestro cielo es un vientre oscuro de estrellas rotas. Nuestros días y nuestras noches son sonrisas de seda tejiendo el velo que encubre la cara del gran impostor. Ese impostor, mi vida, soy yo, ese es mi jodido destino. Ese cabrón vacío de alma soy yo mismo. Pero te quiero, te quiero de verdad.

Me di una ducha para quitarme de encima aquel amasijo de vísceras sangrientas. Me metí un pico, y al tumbarme de nuevo sobre la cama, cerré los ojos y llorando en silencio, prometí no volver a preguntarme nunca más sobre lo ocurrido.

El mundo estaba formado por montañas de sal y morfina. Subir, subir, tenía que seguir escalando…

Iván Sáinz-Pardo
"El sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329

EN EL LABERINTO

Poster-EL-LABERINTO-DE-SIMO.jpg

Amigos, ya podéis disfrutar de "EL LABERINTO DE SIMONE" desde la red. El corto se ha unido a "EL SUEÑO DEL CARACOL" en la web de CINECIN.
Es una versión comprimida a 28MB y la calidad no es como para pegar tiros al aire, pero la ventaja es que lo podéis ver siempre que lo queráis y sin esperar.
Me consta que circula una versión bastante mejor en Divx de 101 MB por el Emule y existe un dvd recopilatorio en la FNAC titulado LOS MEJORES CORTOS DEL CINE ESPAÑOL (VOL.2) donde está incluido el cortometraje junto a otros nueve. Posibilidades las hay y de todos los tipos como podéis ver. Un saludo.
Iván

ESCRITO PERDIDO

surreal4.jpg

Recuerdo que un día de Agosto, recién llegado a Alemania, escribí un pequeño relato sobre un sueño que tuve, pero sin saber muy bien ni como ni donde lo perdí.
Se han precipitado los días y los meses tan deprisa como una fila de fichas de domino, empujándose unas con otras. Puedo notar como dos bellas mujeres unen dos momentos distintos con un largo y hermoso lazo de seda. Uno me hablaba de empezar, descubrir, aprender, enfrentarse. Y el otro, meses después, de olvidar, superar, añorar, emprender, luchar… terminar.
Recuerdo que aquel era un escrito en el que yo hablaba de alguien que se transformaba en muchos animales distintos. Era un escrito estupendo, con un buen mensaje al final que tampoco consigo recordar.
Ahora sale el sol, mi cabeza parece ser una mandarina pelada y el resto del mundo son solo una bandada de pajarracos acechando mis jugosos gajos. El temor sigue siendo una sombra desnuda para mis veintitrés heridas mortales, pero nunca más desperdiciaré mi tiempo pidiéndome perdón a mi mismo. Por esto continuo bebiendo sangre robada de vuestro templo, cuando las noches son mugrientas y nos separan…
Perdí aquel relato y en su lugar escribí otros muchos, y también conocí lugares y gentes nuevas. Encontré un sendero en la piel de un Dios de alquiler, alejado de vuestra prisión de nubes sangrientas. Y me aferré, desesperado, a mi soledad para no doblegar mi paso esperanzado. Y aquel devaneo que pensé duraría solo algunas semanas, se transformó en un inesperado noviazgo de casi un año.
Llegaría el final de mi historia en Alemania, sin saber que volvería, entendiéndo que la felicidad ni se busca ni se alcanza, la felicidad se desarrolla y eso conlleva tiempo… El tiempo necesario para descubrir que aquellas dos hermosas mujeres solo eran dos ratas muertas pudriéndose lentamente en mi ventana.
Me siento en mi cama, saco un papel, un boli y sonrío. Voy recordando mi sueño, mientras comprendo que aquel lazo de seda une un principio con su final y que, en realidad, nada y a la vez todo se puede resumir en algo tan simple como eso.

Iván Sáinz-Pardo
"El Sendero de la oveja negra"
N 33042/1997
R.P.I: VA-1329

VEINTISÉIS

makro-01.jpgLlegó la primavera.
Pero me siento estafado, como la madre que recibe la visita de su hijo y descubre, que lo único que le queda en realidad de la dichosa visita, es una bolsa de deporte llena de ropa sucia para lavar y planchar. El hijo apareció con un: ¡Hola!, y en breves segundos, y con un: ¡Adiós!, se desvaneció como un fantasma.
Llevamos tres horas de primavera, pero Munich sigue gris como la panza de una sardina bávara. Anoche, después de recoger los restos de la Fiesta, me fumé un porrito tranquilamente, sentado a oscuras en el balcón, mientras Lucy me contaba sus cosas desde la cama, y desde fuera, nos acompañaban los cánticos de los pájaros. Eran las cuatro de la madrugada, Lucy era victima de una felicidad afable y de la verborrea simpática del vino español que compramos para la Fiesta, mientras, los pájaros nos anunciaban la inminente llegada de la primavera. El árbol de mi jardín tiene veintiséis nidos. Anoche yo también estaba feliz. Llegaba la primavera y no me importó contarlos. La primavera, en realidad, se lleva por dentro.

POESIA

POEMA.jpgYa que hoy es el día mundial de la poesía:

“Aturdido por el hastío de la tarde,
camino entre helechos, plantas y matorrales.
Inundado de soledad, desfilo a través de la humedad del bosque y sus hojas,
entre el tiritar de la hierba a mi paso por los senderos verdes.
Ando despacio, oculto entre adormecida penumbra,
entre el fresco musgo y las frías rocas.
Lentamente la tarde huye de mí, cálida, somnolienta,
y la noche, bajo la acostumbrada pereza de lo eterno,
me saluda con el guiño de las primeras estrellas…”

Aunque para hacer un mal poema y encima sin rima, pasemos mejor de nuevo a la prosa:

Demasiadas noches calurosas, noches dulces como besos, noches que se derraman sin sentido. A veces los ideales y las costumbres que siempre antes me acompañaron, me traicionan, se ríen de mí y luego lloran para acabar jugando entre gemidos al escondite, a verdadero o falso, a morir y volver a nacer. Es entonces cuando comienzo a dar vueltas y giro sobre mí mismo, cuando caigo rodando por el jardín y mi cabeza va golpeándose contra la tierra y las piedras. Voy rodando calle abajo, mi cabeza gira por el asfalto con rápidos golpes que no siento. Mientras, la gente pasea tranquila…
Girando como un torbellino, escucho el traqueteo de mi cabeza como truenos lejanos. Sintiendo la tormenta cerca, una vez más, dentro de mí. Puedo notar la vida en la hierba, sentir como sufre el viento a la deriva y observar como el día llora, lentamente, sobre calles, árboles y plantas.
A veces, cuando la estrella madre cae en picado y todo se perpetua en un mal acontecer, nuestras buenas intenciones parecen no servir para nada.
Llegará la noche, y murmurará algo sobre mi amarga estupidez.
Podré sentir de nuevo las palpitaciones reales de la vida y disfrutar entonces, de unos instantes de necesaria cordura.
Me acerco al borde de mi respiración y miro hacia abajo. Puedo ver todo mi cuerpo transformado en abismo infinito. Demasiado tiempo para observar el significado de mis manos, para sufrir en ansiedad el régimen caótico de mis sentimientos. Toda una eternidad gestada para pensar, para cerrar los ojos y escuchar, en silencio, el sonido del tiempo que se nos escapa.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00
21/03/2005 23:09. Enlazarme. AL FINAL DEL ARCO IRIS No hay comentarios. Comentar.

DIARIO DE HOLLYWOOD Viernes 6.2.2004 (2.Parte)

Hamburguesa.jpgDel viaje de Philadelphia a Los Ángeles no hay realmente mucho que contar. Seis horas de las que permanecimos desmayados cinco y un buen aterrizaje. (Todos los aterrizajes de los que uno puede llegar a hablar después supongo que serán los buenos)
Un taxi amarillo por 65 dollares hasta el Universal Sheraton y nuestra primera hamburguesa en la habitación del hotel, acompañada también de unos nachos realmente estupendos (En California la comida mexicana hace furor). Una ducha y caímos groguis como dos bebes. No eran ni las 9 de la noche pero las baterías estaban vacías.

La pregunta en la habitación del hotel:

-Donde demonios esta la escobilla del water? (Pues no hay. !!Andele!!)

Iván
22/03/2005 13:58. Enlazarme. CRONICA DE HOLLYWOOD No hay comentarios. Comentar.

EBERICIN BONSAI

bonsai.jpgUn españolito medio, hoy en día, no es absolutamente nadie sin una carrera, experiencia de trabajo, varios Masters, un nivel medio-alto de ingles y conocimientos informáticos. Un españolito medio sigue en casa de sus padres, los pisos y alquileres en las nubes y mientras ven juntos la tele:
Allí descubren que un diputado cobra un sueldo bruto anual de 36.662,92 euros más dietas y extras, y que nuestro presidente y nuestro ex presidente no hablan ni una mierda de ingles.
Aznar se atreve a dar charlas en U.S.A con un ingles paupérrimo tirando a de partirse la polla. No me voy a extender, porque todos vosotros conocéis el tema y no hay nada como ESCUCHARLO.
Pero tenemos a Zapatero, haciendo igualmente el ridículo para la perplejidad y vergüenza ajena, de entre otros, el Canciller Alemán Schroeder, con su famoso “Ebericin Bonsái”.
Yo exigiría un nivel Alto de Ingles para el puesto de quienes viven de nuestros impuestos y nos representan dentro y fuera de nuestras fronteras. Nada más.

TIC TAC

tic-tac.jpgYa sabes que puedo volar y habitar los árboles como los pájaros, pero no soy un pájaro y a veces me siento solo.

-Saluda a la gente, son tu familia. Me insiste una voz en mi cabeza.

Todo resulta tan extraño...
Y les persigo, son mi padre y mi hermana, y hay una manifestación con muchos automóviles y motos y no sé por qué protestan. Nos mezclamos con la gente. Ellos huyen de mí deprisa y se van en un ascensor. Éste vuelve de arriba vacío, y como sólo hay un botón, lo aprieto y subo. Subo en ese ascensor tan estrecho como una cabina de teléfono.
Llego a un coche, por eso de que los sueños carecen de sentido, y también es muy estrecho y encuentro a una mujer y la deseo y ella me desea también y sin apenas sitio nos besamos como amenazados por el fin del mundo para acabar haciendo el amor aún medio vestidos.
No estamos solos. Ellos están ahí. No puedo ver sus caras, pero sí sentirlos y oírlos.

-Dónde están mi padre y mi hermana? Pregunto en alto.

-Has caído en la trampa, eres pájaro muerto. Me dice una de las voces. Y la mujer, hermosa y triste, va transformándose lentamente en un maniquí. Primero sus manos y después sus brazos y sus piernas.

-¡No, no, espera! ¿Qué te ocurre? Le pregunto y ella me grita:

-¡Para, para, me haces daño!

Me mira y le cae una lágrima y me explica que, de alguna forma que yo nunca llegaría a entender, siempre me ha querido, mientras su rostro se paraliza y las voces ríen a carcajadas.
Vencido por la rabia, lloro, grito y les maldigo. Entonces me seco las lágrimas con la manga de mi jersey, a la vez que descubro una especie de tictac debajo del asiento y les digo:

-No podréis cogerme nunca con ninguno de vuestros trucos. Ya de pequeño aprendí a explorar mis sueños y sé cuáles son mis facultades aquí y cómo despertar a tiempo. Deberíais de saberlo después de tantos años y no seguir insistiendo cada una de las veces.

El tictac se detiene y el coche explota. Yo salgo volando tan deprisa como un cohete, y esa sensación al volar consigue una vez más ponerme la piel de gallina.
Encuentro un árbol lo suficientemente alto y me poso sobre una de sus ramas. Comienzo a escuchar el eco de mi respiración. Sin duda alguna, ya me estoy despertando.
Aún tengo tiempo de observar, una vez más, el amanecer, el horizonte de la realidad, asomándose poco a poco, tiñéndolo todo en un mar infinito de colores. Me estoy despertando, sin duda y, una vez más, me siento como el héroe de uno de esos dibujos animados japoneses. Como Mazinger Z, encerrado de por vida en su mundo de papel, teniendo que luchar irremediablemente cada capítulo, una y otra vez, contra los malvados planes del malo.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

DIEUWKE (I)

20060901041602-dieuwke2.jpg

La noche estaba parcialmente cubierta. Desde la oscuridad, desde su escondite, la luna y las estrellas parecían querer espiarlo todo. Al salir del camping, nos agarramos de la mano para caminar en silencio por la carretera estrecha que lo bordea. Caminábamos con la respiración algo entrecortada y en silencio. A veces sobran las palabras, siempre y cuando, cómplice de los suspiros y de ese lenguaje de gestos nerviosos, es el amor el que habla.
En los comienzos, es así, nada importa más que la ceguera, la explosión de sentimientos, el ahora.
Ella era casi tan alta como yo, con su larga melena rubia y sus dieciséis años. Yo tenía tan solo un año más y el corazón abierto de par en par, como un gran ventanal, para recibir del exterior leves brisas o violentas tormentas.
Fue en una noche de intensa lluvia, curiosamente la única en todo aquel verano abrasador, cuando llegamos al camping.
Ése era el segundo verano en que mi familia y yo íbamos de vacaciones a Oyambre. El primer año conocimos a una familia de holandeses, y durante todo el curso, mi hermana y yo estuvimos carteándonos con ellos. Janet era de mi edad, una holandesa alta y muy guapa con una hermana, Ester, algo mayor que nosotros. Así es que quedamos en volver a veranear juntos en el mismo sitio, y allí estábamos, montando nuestras tiendas de campaña bajo la lluvia, con las luces del coche como único faro en el temporal. Las gotas me caían de la gorra a la nariz, mientras obedecía junto a los demás las ordenes de mi padre, que se revolvía entre más de una veintena de varillas metálicas. En semejantes condiciones, parecía un milagro llegar a hacer nada.
Observé entonces cómo unas sombras, murmurando alguna cosa en inglés, se acercaban a nosotros. Mi padre, algo perplejo, nos miró a mi hermana y a mí, como esperando algún tipo de reacción por nuestra parte. Me subí un poco la gorra y descubrí, delante de nosotros, a un señor alto y gordo, embutido en un chubasquero azul, gesticulando y haciendo ademán de querernos ayudar. Detrás venían tres chicas, también ocultas bajo sus chubasqueros. Una de ellas parecía saludarme con la mano, y cuando se acercó un poco más a nosotros, pude reconocerla. Era Janet que, acompañada de otras dos chicas, nos sonreía abiertamente mientras cuchicheaban en su idioma.
Ahora, mi padre nos dirigía a todos de nuevo, enérgico, con optimismo, ya tenía nuevos aliados para su guerra personal contra las varillas.
Terminamos de montar las tiendas, y los holandeses, muy gentilmente, nos invitaron a tomar algo en su parcela en son de bienvenida

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

25/03/2005 03:39. Enlazarme. DIEUWKE Hay 1 comentario.

UNA HORA ANTES

cepillo-2.jpgAmanece una hora antes pero yo seguiré durmiendo lo mismo para poder soñar contigo la jornada completa.
La soledad de mi cepillo de dientes me habla sobre todo lo que te echo de menos y recuerdo las veces que en la cama, a tu lado, sufría al pensar en tener que separarme de ti mientras dormíamos.
Añoro tus sanas manías en mi cuarto y los restos delatores de tu dulce compañía.
Se que te quiero, por que a tu lado todo es más sencillo y sonrío sin comando.
Se que te quiero, porque contigo como cómplice y como protagonista de esta historia de amor, soy feliz y mejor persona.
Ahora me cepillo los dientes y le sonrió al espejo, ningun cambio horario podrá impedir que, como cada noche desde hace ya cuatro años, sigamos citándonos en secreto en cada uno de nuestros sueños.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2005
28/03/2005 02:39. Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 1 comentario.

FILMOBIOGRAFÍA IVÁN SÁINZ-PARDO

Ivan-retrato3.jpg

Iván Sainz Pardo es un autor y realizador nacido en Madrid, España, el 27 de noviembre de 1972. Es licenciado en dirección de cine por la Escuela de Cine y Televisión de Munich, Alemania. Sus cortometrajes, con más de 2 millones de visitas en YOUTUBE, han recibido más de 150 premios internacionales en festivales de cine de todo el mundo. Entre otros, una prenominación al Oscar en 2001, una nominación al "Deutscher Kurzfilmpreis 2001" ("Oscar alemán") por "Schneckentraum" (El Sueño del Caracol) y el premio al "Mejor corto europeo 2004" con "El Laberinto de Simone" en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas.

Ha sido nombrado "Mejor director joven de Alemania 2002" por la Institución Nacional Cinematográfica Friedrich Wilhelm Murnau-Stiftung y fue galardonado en el 2003 por la Cátedra de Cine de Valladolid y la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI) con la "Mención Especial" de los Premios de Cine Olid Meliá.

En el 2004 fue galardonado con el Universal Studios Award, que lo llevó durante dos semanas a los Estudios Universal de Los Ángeles a realizar un Filmmaster.

Es autor de artículos, críticas cinematográficas y relatos cortos. Muchos de ellos se pueden encontrar en su Blog oficial "El escondite de Iván" con el que ha logrado cerca de 3 millones de visitas desde que apareció en Internet en el 2005. Además, es autor de los guiones de sus propios cortometrajes y trabaja como guionista para cine y televisión.

Trayectoria

En 1991 comenzó los estudios de Filología Alemana en la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. En 1997 realizó la formación como operador de cámara en el Centro de estudios y formación San Nicolás, Valladolid y trabajó como tal durante 1998 en el Canal 29, TV Valladolid.

Escribe y dirige varios cortometrajes en formato video que reciben varios premios y distinciones en diversos festivales internacionales y en 1999, tras dejar a un lado los estudios como filólogo, es admitido en la prestigiosa Escuela de Cine y Televisión de Munich donde cursará los estudios de dirección de cine.

En el 2001 rueda su primer cortometraje en formato cine. "Schneckentraum" (El Sueño del Caracol) con el que resulta preseleccionado a los Oscars Awards 2001, nominado al "Deutsche Kurzfilmpreis 2001" ("Oscar alemán") y con el que recibe cerca de 40 premios internacionales.

En el 2003 estrena su segundo trabajo en formato cine para la Escuela de Cine de Munich, el cortometraje "Simones Labyrinth" (El Laberinto de Simone). Este es elogiado por crítica y público, encumbrado como mejor corto europeo en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas 2004 y consigue en su largo recorido por festivales de todo el mundo más de 60 premios internacionales. La revista de cine "Cinemania" en su edición de Septiembre del 2003 lo aclama en sus páginas como "mejor corto del año".

Fue galardonado en el 2003 por la Cátedra de Cine de Valladolid y la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI) con la Mención Especial de los "Premios de Cine Olid Meliá" y seleccionado para participar en la Berlinale Talent Campus 2003.

En el 2004 realiza un Master de cine en los Estudios Universal de Hollywood.

Ya en el 2006 realiza el cortometraje histórico "El Último viaje del Almirante" en conmemoración del 500 aniversario de la muerte de Cristobal Colon en Valladolid. El cortometraje se estrenó en la Sección Oficial a competición de la Semana de Cine Internacional de Valladolid (SEMINCI). Junto a los directores Dirk Soldner y Jim-Box, producen y realizan el cortometraje "La Marea" que se estrenó en la Sección Oficial a competición del Festival de Cine Internacional de Gijón ganando el 1º Premio de la Sección "Día de Asturias". Ambos cortos han cosechado más de una docena de premios cada uno y selecciones en festivales como el Festival de Cine Fantástico de SITGES o el Festival de Cine de Alcalá de Henares (ALCINE).

En el 2008 llevo a cabo la dirección del capítulo piloto de la serie alemana “La Bella y el Asesino” por la productora alemana Hoffman & Voges para el canal de televisión PRO7.

Como guionista, en el 2004 participó como coautor del guión del cortometraje "Entre nosotros" de Darío Stegmayer. En 2007 colaboró como guionista junto al autor y director Luis Berdejo en la serie de terror para Televisión “The Room” de la productora Koncept Company. En 2008 escribe junto al escritor berlines Sebastian Fitzek y el guionista Zsolt Bacs el guión para la adaptación cinematográfica del Best Seller "Die Therapie" (Terapia), una novela de género psico-thriller del mismo Sebastian Fitzek. En el 2009 trabaja igualmente como guionista para el proyecto de largometraje de animación "Alter Mundia" (Avatares) de la productora ENNE entertainment studios.

En la actualidad, prepara su primer largometraje en cine y presenta en la Sección Oficial a competición del Festival Internacional de cine Fantástico de Sitges 2010 junto a los directores Dirk Soldner y Jim-Box un nuevo cortometraje: "La mirada circular" con el que compiten por el Melies de Oro al mejor corto fantástico europeo.

 Filmografía como Director

  Filmografía como guionísta

 Premios

Sus trabajos reunen más de 150 premios internacionales. Algunos premios destacados:

  • Preseleccionado al Oscar 2001
  • Nominado al "Deutscher Kurzfilmpreis 2001" ("Oscar alemán").
  • Es nombrado mejor director promesa en Alemania 2002 por la Institución Cinematográfica Friedrich Wilhelm Murnau-Stiftung.
  • Galardonado con la Mención Especial 2003 de los "Premios de Cine Olid Meliá de Valladolid"
  • 1º Premio mejor Cortometraje europeo en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas (2004).
  • 1º Premio del Jurado al mejor Cortometraje Festival de Cine de Alcalá de Henares (Madrid 2003).
  • 1º Premio del Público al mejor Cortometraje en el Festival de Cine de Alcalá de Henares (Madrid 2003).
  • 1º Premio del Jurado al mejor Cortometraje Semana de Cine de Medina del campo (Valladolid 2002)
  • 1º Premio del Público “Roel de Oro” al mejor Cortometraje Semana de Cine de Medina del campo (Valladolid 2002)
  • 1º Premio jurado joven mejor Cortometraje “Castilla y León” en la Semana de Cine de Medicina del campo (Valladolid 2002).
  • 1º Premio del Jurado al mejor Cortometraje Festival Internacional de cine independiente (Elche 2003).
  • 1º Premio del Público al mejor Cortometraje Festival Internacional de cine independiente (Elche 2003).
  • Premio al mejor Montaje en el Festival Internacional de cine independiente (Elche 2003).
  • 1º Premio del Jurado en el "Shocking Shorts Awards 2003" Festival de Cine de Munich.
  • Premio especial del jurado del Festival de Cine español (Malaga 2003).
  • 1º Premio 44 Festival Internacional de Cine de Gijón. (Dia d’asturies).
  • 1º Premio del Público al mejor Cortometraje en el Festival Internacional de Cortometrajes “Almeria en corto” (Almeria 2002).
  • 1º Premio del Jurado al mejor Cortometraje Muestra de Cortometrajes “Adolfo Aznar” (La Alumunia, Zaragoza 2002).
  • 1º Premio del público al mejor Cortometraje Muestra de Cortometrajes “Adolfo Aznar” (La Alumunia, Zaragoza 2002).
  • 1º Premio del Jurado al mejor Cortometraje Festival de Cine de Alfas del Pí (Alicante 2003).
  • Premio a la mejor Dirección en el Festival de Cine de Alfas del Pí (Alicante 2003).
  • “Premio Especial” del jurado en el Festival de Cine WorldFest (Houston, U.S.A 2004).
  • 1º Premio del Público al mejor cortometraje en el Festival de Cortometrajes de Aguilar de Campoo 2006
  • 1º Premio del jurado en el Festival de cortometrajes de Saldaña 2007, Palencia
  • 1º Premio al mejor cortometraje de Castilla y León en el Festival de Cine de Medina del Campo 2007.
  • 1º Premio mejor dirección en el IX Certamen de Cortometrajes Ciudad de Soria.
  • 1º Primer premio en el VI Festival de Cortometrajes de Moncofa.
  • 1º Primer premio en la XI Muestra de Cine Independiente y Fantástico de Toledo.
28/03/2005 17:19. Enlazarme. BIOGRAFÍA IVÁN Hay 29 comentarios.

SUSURROS

susurro.jpg¿Vamos al cine?
No. Hoy no, mejor que no. Hoy no vamos al cine.
¿Sabes? No sé ni por donde empezar. Parezco una ruina, un solar inedificable. Parezco una parcela vacía, silenciosa, con pocos días de luz y las cortinas del mundo mutilando aposta la dignidad de todas las mañanas.

Todas las caídas son buenas durante un rato. Sonríe, después ya no son tan buenas. No dejes de sacudir el árbol de la caída por si fueran a llover de él soluciones de colores oportunos y esperanzas.
Todas las subidas son buenas durante un rato. Sonríe, después ya no son tan buenas. No dejes de sacudir el árbol de la subida por si fueran a llover de él manzanas sin gusano.

Esperanzas y gusanos que reniegan de su metamorfosis y no pueden volar.
No te olvides de sacudir el árbol.

Me gusta enterrar mis pensamientos más valiosos bajo la tierra, como un perro con su hueso. Me gusta enviar mensajes en botellas de cristal y jugar a ser el dueño de todos los perros del mundo. Nadie encontrará mis botellas en el mar, las até todas a una piedra. Querré y cuidaré a todos los perros. ¿Puedes oírme? Sigo siendo un niño susurrando escalofríos.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

TSUNAMI

ESPE-TSUNI.jpgAllí no había nadie.
Paseaba cuando descubrí la playa vacía, la orilla infinita, el mar ausente. No había animales, no volaban los pájaros, no había gente.
El horizonte levantó un telón de agua y, paulatinamente, el silencio se transformó en un lejano y desconocido rugido.
¿Sueño?, ¿realidad?...
Aún sentado sobre la bicicleta, pensé en que quizás así terminen todas las historias, embriagado de calma, inmóvil, esperando la última ola.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2005
29/03/2005 02:27. Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 4 comentarios.




EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris