Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2006.

DIEUWKE (Rescatado)

20060901041328-dieuwke2.jpg

La noche estaba parcialmente cubierta. Desde la oscuridad, desde su escondite, la luna y las estrellas parecían querer espiarlo todo. Al salir del camping, nos agarramos de la mano para caminar en silencio por la carretera estrecha que lo bordea. Caminábamos con la respiración algo entrecortada y en silencio. A veces sobran las palabras, siempre y cuando, cómplice de los suspiros y de ese lenguaje de gestos nerviosos, es el amor el que habla.
En los comienzos, es así, nada importa más que la ceguera, la explosión de sentimientos, el ahora.
Ella era casi tan alta como yo, con su larga melena rubia y sus dieciséis años. Yo tenía tan solo un año más y el corazón abierto de par en par, como un gran ventanal, para recibir del exterior leves brisas o violentas tormentas.
Fue en una noche de intensa lluvia, curiosamente la única en todo aquel verano abrasador, cuando llegamos al camping.
Ése era el segundo verano en que mi familia y yo íbamos de vacaciones a Oyambre. El primer año conocimos a una familia de holandeses, y durante todo el curso, mi hermana y yo estuvimos carteándonos con ellos. Janet era de mi edad, una holandesa alta y muy guapa con una hermana, Ester, algo mayor que nosotros. Así es que quedamos en volver a veranear juntos en el mismo sitio, y allí estábamos, montando nuestras tiendas de campaña bajo la lluvia, con las luces del coche como único faro en el temporal. Las gotas me caían de la gorra a la nariz, mientras obedecía junto a los demás las ordenes de mi padre, que se revolvía entre más de una veintena de varillas metálicas. En semejantes condiciones, parecía un milagro llegar a hacer nada.
Observé entonces cómo unas sombras, murmurando alguna cosa en inglés, se acercaban a nosotros. Mi padre, algo perplejo, nos miró a mi hermana y a mí, como esperando algún tipo de reacción por nuestra parte. Me subí un poco la gorra y descubrí, delante de nosotros, a un señor alto y gordo, embutido en un chubasquero azul, gesticulando y haciendo ademán de querernos ayudar. Detrás venían tres chicas, también ocultas bajo sus chubasqueros. Una de ellas parecía saludarme con la mano, y cuando se acercó un poco más a nosotros, pude reconocerla. Era Janet que, acompañada de otras dos chicas, nos sonreía abiertamente mientras cuchicheaban en su idioma.
Ahora, mi padre nos dirigía a todos de nuevo, enérgico, con optimismo, ya tenía nuevos aliados para su guerra personal contra las varillas.
Terminamos de montar las tiendas, y los holandeses, muy gentilmente, nos invitaron a tomar algo en su parcela en son de bienvenida.

CONTINUA AQUÍ.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

01/09/2006 04:13. Ivan Enlazarme. POST RESCATADO Hay 1 comentario.

LA MAREA (Trailer y concurso de posters)

20060901192620-la-marea-poster-bn.jpg

Amigos, con este trailer oficial de nuestro nuevo cortometraje “La Marea”, os damos también a conocer las bases de nuestro pequeño concurso de pósters.

Como algunos ya sabeís, el cortometraje ha sido realizado sin ningún tipo de presupuesto y lo hemos realizado en colaboración entre Jim-Box, Dirk Soldner y yo. Lo rodamos ahora hace un año y lo hemos ido montando poco a poco en nuestros ratos libres. La posproducción, de esta forma, se ha realizado paralelamente al resto de nuestros otros proyectos personales. De ahí que el montaje se haya demorado bastante, pero al fin ya esta terminado.

Para el póster de "La Marea", hemos pensado en crear este pequeño concurso en el que buscamos otro simpático colaborador que tenga ganas de diseñar un poster original para el corto.
La idea es basarse en el trailer que aquí os ofrecemos pero sin utilizar material original del corto. (El póster que aparece en la foto de este post no valdría, por poner un ejemplo.) Vale dibujar, modelar, utilizar fotos originales, o fotos libres de derechos.
Durante todo el mes de Septiembre iremos recibiendo las propuestas a la dirección de email:

Sevenrain7@hotmail.com

En esta dirección, además, podréis contactar con nosotros para cualquier pregunta.

Nuestro amiguete Refo desde "El mundo desde el abismo", también nos ayudará a elegir al ganador, e iremos mostrando, en nuestras respectivas Webs, los posters seleccionados. A finales de este mes, más o menos, habrá un ganador, que será premiado con un pack completo con todos los cortos de Jim-box, el pack especial del corto “El limite” de Refo y las ediciones especiales en dvd de "El Sueño del Caracol" y "El laberinto de Simone". Además, la obra elegida, será el póster oficial de “La Marea”.

Que disfrutéis del trailer y buena suerte.

VER TRAILER "LA MAREA"

LA MAREA (La era del micro guerrilla)

20060905022708-micro-guerrilla.jpg

Laury posa con el invento para la foto mientras Jimbo e Iván, se preguntan sobre el verdadero sentido de la vida.

INVENTO:
Un micrófono inalámbrico camuflado en una toalla de baño y atada, a su vez, con cinta aislante o esparadrapo a una pértiga de Windsurf.
Quien no sale en cuadro hace la labor de sonidista fortuito, y si no hay más manos libres, se esconde entonces la pértiga cerca de la escena a grabar. Importante siempre acordarse de las pilas de recambio y no olvidarse los cascos por ahí perdidos.

Gracias a todos por las primeras propuestas recibidas para el CONCURSO DE CARTELES de “La Marea”. Recordaros que cada autor puede mandar tantas propuestas como desee y que, a final de este mes de Septiembre, se eligirá un ganador. Mucha suerte.

Las propuestas ya podéis verlas, de ahora en adelante publicadas AQUÍ.

05/09/2006 02:27. Ivan Enlazarme. PROYECTOS Hay 2 comentarios.

EL ESCONDITE DE IVAN

20060905035551-el-escondite-de-ivan-logo-s.jpg

"Escribir en un blog es lo más parecido a saltar al vacío, voluntariamente y con público."

Iván Sáinz-Pardo

DESCONGÉLATE ( Felix Sabroso y Dunia Ayaso, España, 2003)

20060906040059-descongelate.jpg

¿Dónde esta el buen cine español?
Aquí, escondidito, pasando desapercibido, sin titánicas promociones ni fuegos artificiales, pero existe.
"Descongélate" se alía con la tendencia costumbrista más Almodovariana, pero también con la calidad que las cintas de nuestro director manchego acostumbra.
Esta es una cinta inteligente y fresca, con unos actores en estado de gracia, una ambientación cuidada y una producción cargada de mimo y profesionalidad.
Agustín Almodóvar apadrina una única película al año, esta, sin duda alguna, se lo merecía. Humor negro, paranoico, con diálogos inteligentes y un magnifico reparto. Una Candela Peña talentosa y totalmente maravillosa. Nieto, muy bien, tirando a mejor, como siempre. Loles León, reinterpretando su papel de siempre, que para eso lo hace de miedo y un Jaenada simplemente mítico. El resto, a la altura, que es la altura del cielo mismo, y la peli que, aunque podía haber afinado aún un poquito más en la parte cómica, funciona en su engranaje dramático como un verdadero reloj, para terminar por resultar una buena comedia castiza, alocada y de humor negro.

Iván Sáinz-Pardo

06/09/2006 04:01. Ivan Enlazarme. CRITICAS CINE Hay 3 comentarios.

SOLOS

20060906120726-esperando.jpg

-¿Qué haces aquí tan solo?

-Espero.

-¿Esperas?

-Sí.

-¿A alguien?

-No.

-¿A algo?

-Un milagro.

-¿Un milagro? Pero los milagros no existen.

-Tú tampoco, y estas aquí, por eso se que puedo continuar aqui solo, agarrado a la esperanza.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2006

06/09/2006 12:07. Ivan Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 6 comentarios.

CORTOS ESCONDIDOS

20060908021747-gris-gr.jpg

Quiero inaugurar esta nueva sección con el cortometraje “Gris”, de los RLUX, productora formada por los directores Álex Montoya y Raúl Navarro.
Gris es un corto sorprendente, extraño, quizás un tanto atropellado, pero ágil, de factura sobresaliente y con buenas interpretaciones. Los RLUX, con sus cortos, demuestran desbordar frescura, ilusión y un gran talento.

VER CORTO

SUEÑO CON SERPIENTES

20060908203712-sueno-con-serpientes.jpg

«Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida:
Esos son los imprescindibles".

Bertolt Brecht

Sueño con serpientes,
con serpientes de mar,
con cierto mar; Ay!
de serpientes, sueño yo.
Largas, transparentes y en sus barrigas llevan
lo que puedan arrebatarle al amor.
¡Oh!
La mato y aparece otra mayor
¡Oh! con mucho más infierno en digestión.
No quepo en su boca me trata de tragar
pero se atora con un trébol de mi sien,
creo que está loca le doy de masticar una paloma
y la enveneno de mi bien.
¡Oh! La mato...
Esta al fin me engulle
y mientras por su estomago paseo
voy pensando en que vendrá
pero se destruye
cuando llego a su estomago
y planteo con un verso una verdad.
¡Oh!
La mato y aparece una mayor
¡Oh!
con mucho mas infierno
en digestión.
La mato y aparece una mayor
¡Oooooooh!

Silvio Rodríguez
«Días y flores», 1974 | 1975.

BESO DE PAPEL (Rescatado)

20060911111945-caballitos.jpg

Violeta eres, en cada beso de papel.
Esta es la semilla venenosa, la bendición mortal de cada una de tus balas perdidas.
Me cuesta odiar, pero lo hago a veces, siempre bajo la grotesca inercia de los días que se extinguen, quebrados de sentido.

Y tiene que haber algo así, en cada mañana rota, cúmulo infinito de caras aburridas tras nuestras puertas con llave. Cuelgan de un tendal universal nuestras almas sucias e impregnadas. Y tiene que haber algo así, para que por fin aprendas a sortear las zancadillas, aunque éstas sean de piernas como tanques. Y no me preguntes más que significa todo lo que no entiendes, porque parecemos dos caballitos de mar a la deriva y porque, simplemente, no quiero entender el significado de todo lo que preguntas.

Violeta imposible. Y ya nadie nos escucha.
Hay tantos agujeros sangrientos en nuestro corazón como días vacíos en el cargador. Pero yo nunca pretendí ser faro único en cada una de tus noches sin luna. Y tiene que haber algo así, hoy que me apetece trasnochar y sentirme inmortal e imprescindible, hoy que tu sonrisa más bien parece una fractura, y yo corro a esconderme en el subsuelo de mi cuarto, por si de nuevo lloviesen cuchillos del cielo de tu boca.

-¡Shss !... ¡Calla! ¡No hables! No digas nada. No preguntes más. Porque yo ya no estoy aquí, y en realidad, nadie nos ha preguntado.

Iván Sáinz-Pardo
"Al final del arco iris"
©-N333042/00

11/09/2006 11:19. Ivan Enlazarme. POST RESCATADO Hay 5 comentarios.

CUENTOS DE TERROR

20060912105620-cuento-terror.jpg

La historia de Pepita Nuncabaja


Resulta que Pepita es profesora de Economía en secundaria y tenía un novio también profesor, de latín. Los dos vivían felices y contentos, en sus respectivos pisos compartidos alquilados en Barcelona. Pero ella quería su pisito, sus amigas no paraban de llamarla contándole sus maravillosas revalorizaciones, los cochazos que sus maridos habían metido a la hipoteca (y desgravado como "vivienda habitual"). Había una que se había metido la silicona de las tetas también como "vivienda habitual". Y claro, Pepita no podía más. El profesor de latín, con aquella tripa, aquellos dedos gordezuelos, aquel cabezón ralo, no era el hombre de sus sueños, pero era lo que había.

En unos pocos meses de terapia intensiva, consiguió convencer al latinista de que alquilando estaban tirando el dinero. Había que dar el paso. Aquel buen hombre, formado como estaba en declinaciones, miembro de un club de Esperanto, confió en el ojo económico de Pepita.

Entonces, como había algo de prisa porque los precios subían sin parar, decidieron visitar una inmobiliaria y preguntar sobre su capacidad de compra. La agente, argentina que vivía de alquiler, vio aquellas dos nominitas, tan seguras, tan estatales. Entonces, les hizo un plan de inversión: financiación al 110% de la tasación, para pagar los gastos de notario y demás. El tipo de interés: Euribor + 0,95. Seguro de vida para su novio. 6% de comisión para la agencia. Total, 280.000 euros a 30 años por un zulito de una habitación en el barrio de Sants, en uno de los nuevos bloques postolímpicos. La oportunidad de sus vidas.

A su amigo le entraron sudores fríos. Dijo que en la antigua Roma hubo una época de excepcional bonanza gracias a la construcción de acueductos a cargo de mano de obra esclava importada de Cartago, pero que tras las revueltas espartaquistas la inflación se disparó y los inmuebles se desplomaron.

La agente se quedó como de piedra. Pepita casi le soltó una bofetada allí mismo. "La vivienda nunca baja".

A partir de ahí, fueron a ver el piso y firmaron a toda prisa. La hipoteca no resultó ningún problema: 1.180 euros al mes. Como la tasación había sido generosa, pudieron incluso comprarse un ordenador nuevo para él y una operación de tetas para ella.

Pasaron los meses y sobrellevaron la convivencia como pudieron. El latinista no quería casarse, por no "recortar su libertad". Ella pensaba que tal vez tuviese que darle recambio algún día, cuando la revalorización los hubiese hecho ricos y pudiese marcharse con algún ingeniero deportista a un dúplex. De momento, recogía cada mañana los pelos que aquel hombre iba soltando en la bañera, el lavabo y hasta el bidé.

También notaba que, sin estar resfriado, la papelera al lado del ordenador se le llenaba siempre de kleenex.

En 2004, a ella la trasladaron a Palau de Plegamans. Todavía estaba de interina y no podía negarse al traslado. Tuvo que empezar a levantarse todos los días a las 5 de la mañana para coger el metro a las seis y luego el tren a las seis y media. Llegaba media hora antes al instituto, pero no había otra combinación.

Pepita había avistado ya un par de pimpollitos como a ella le gustaban: jóvenes, atléticos, inteligentes y con empuje. El problema es que eran sus alumnos. Los profesores parecían almas en pena, de aula en aula, con sus carterones de cuero, como si llevaran las hipotecas dentro.

Había, en todo caso, uno que no estaba mal: profesor de matemáticas, todavía sin alopecia, alguna que otra pata de gallo, no muy gordo y simpático. Intentó un par de conversaciones, con la seguridad que le daban sus nuevos pechos voluminosos, hasta que él mencionó a "su novia".

En todo caso, el 2005 no fue un mal año para Pepita. La revalorización iba viento en popa. También comenzó a subir el Euribor. Ella había calculado leves subidas, unas decimitas. Eso decía la previsión del diario Expansión, que a veces hojeaba. Estaba todo bajo control. La cuota mensual se fue a los 1.200 €, pero en casa entraban casi 4.000.

A principios de 2006 el latinista quiso tener una conversación solemne: que si él y ella, que si los sentimientos, que si no se pueden negar, que si el futuro, que si la vida es así o asá. El caso es que había conocido a una esperantista rumana que se trasladaba a España en poco tiempo. Se iba a vivir con ella.

Pepita entonces comprendió los kleenex de la papelera. También comprendió que tenía un problema. Si ponían el piso a la venta, tal vez podrían obtener unos 350.000 €, pero a ella le corresponderían sólo 175.000. ¿Qué podría comprarse en Barcelona por esa miseria? No iría a vivir a Palau de Plegamans. Tampoco iba a meter el dinero en cualquier ING y tirarlo poco a poco en un alquiler.

Pepita, entonces, ideó un maquiavélico plan. Tuvo una conversación con el latinista: el problema que le había creado era muy gordo y ella se merecía una reparación. Además, los indicadores macroeconómicos eran negros, muy negros (utilizó algunos argumentos de unos foritos de locos llamados Burbuja.info, Lainmobiliaria.org e Idealista.com).

El latinista se amedrentó. ¿Cómo podía ser que todo marchase tan bien, que su piso se estuviese revalorizando tanto y que de repente todo estuviese tan negro? Pepita le dijo que así era la economía, que iba por ciclos.

Entonces, le ofreció quedarse ella con la hipoteca, sin darle un duro a él. Así podría marcharse tranquilo con la rumana. El hombre aceptó, aunque a regañadientes. La rumana no tenía trabajo, tendrían que tirar el dinero en un alquiler.

Pepita, con eso y con la nueva subidita de Trichet, se quedó con una letra de 1.300 € para sus 1.900 netos mensuales. Pero, alentada por la revalorización, decidió ampliar la cosa un poquito más y comprarse un Volskwagen Golf para ir a Palau de Plegamans en menos tiempo. La letra se le quedó en 1.479 €. Todavía le quedaban 400 para comida, gasolina, ropa y gastos varios.

Pero a finales de 2006, después de dos subiditas más de los tipos, la letra se quedó en 1.664 € y entró en números rojos. Pepita pidió ayuda a sus padres, que comenzaron a sacarse 300 € al mes de sus sueldecitos para que ella pudiese comer.

La situación había cambiado demasiado rápido para Pepita. Estaba allí en su zulo, como feliz propietaria, sola, remendando las medias, cosiendo sus bragas viejas, hirviendo arroz para cenar. A veces le parecía mentira que fuese tan rica y en cambio tuviese que ahorrar tanto. Comenzó a oir campanas de aumento mayor de tipos. Aquello no entraba en sus planes. Ella había creído a las fuentes más solventes de España: Expansión, Cinco Días, La Gaceta de los Negocios.

Poco a poco, le fueron entrando los nervios. Cada vez que veía una raya en su Golf (que aparcaba en la calle) le parecía una cicatriz irreparable. No tenía dinero para pintar otra vez los parachoques. Conducía muy despacio, para ahorrar gas oil, pero aún así el gas oil no dejaba de subir. Cuando llegó un mes la letra del seguro y tuvo que ir a su casa a pedir más dinero se dio cuenta de que no podía mantener el coche. Sus padres eran un camarero y una limpiadora de oficinas. Habían pagado ya su pisito, pero después de la entrada del euro ya casi no podían ahorrar nada. Estaban esperando empezar a cobrar sus pensiones al 100% para ahorrar en suelas de zapatos.

Entrando 2007, Pepita vendió su Golf a la mitad de precio. Tenía un abollón y unas cuantas rayas. Habían sacado ya el modelo nuevo. La demanda de segunda mano era "aún" baja. No entendió bien ese "aún" del mecánico.

Cuando los tipos se pusieron al 4,6%, más su 0,9%, la letra subió a 1.760 €. Entonces, ya no quedaba margen para nada. La ansiedad comenzaba a afectarle en su trabajo. Se enfaba con los niños, la cara estaba más amarilla de lo normal, a veces le temblaban las manos. Notaba también en su casa que había muchos pelos en la almohada. Aquel piso estaba resultando una carga muy pesada, y todo por los malditos tipos, que nunca imaginó que pudiesen subir tanto.

En un par de semanas más, mientras los periódicos ya aireaban la "crisis", Rajoy pinchaba a ZP por la televisión, el nuevo ministro de vivienda prometía VPO y Solbes anunciaba un "aterrizaje suave", Pepita aterrizó en la dura realidad: se miró al espejo y vio un rostro acartonado, con arrugas, los dientes amarillos que no tenía dinero para blanquear, las cejas más caídas, las ojeras permanentes, la frente grasienta. Sudaba últimamente más de lo normal. Sabía que era víctima del estrés, pero no podía permitirse ni las pastillas de valeriana. Apenas tenía para comida y nada más. Su padre la visitaba a veces y le ofrecía volver con ellos y vender el piso. Ella hasta ese momento se había negado, si vendía se quedaría fuera, perdería el tren justo ahora que estaba ya en marcha. Lo más difícil ya había pasado, la inflación debía ir desgastando aquella cuota. ZP había prometido subir el sueldo a los funcionarios.

Pero en la precampaña del otoño de 2007 Solbes dijo, con voz cavernosa, que "tal vez entraríamos en un escenario de moderación salarial para funcionarios públicos". Pepita entonces se echó a llorar. Sabía muy bien lo que aquello significaba: su sueldo se congelaría, tal y como pasó ya con Aznar, mientras que la comida, la ropa, el transporte, los bolígrafos y la luz seguirían subiendo a un 6% anual, en términos reales. Los tipos de interés, ahora lo veía claro, sólo podían subir. Los tipos debían estar por encima de la inflación. Hasta uno de sus alumnos podía saber eso. Todo había sido un sueño, una locura colectiva, como un niño que ve una película de Bruce Lee y cree que podría apalizar a cualquiera. Su piso de una habitación era una celda carcelaria, con su dinero pasado, presente y futuro allí atrapado. Muy pronto entraría en números rojos, llegaría la letra y no la podría pagar. Muy pronto le llamarían del banco, la "asesorarían", la amenazarían sutilmente, le propondrían refinanciaciones a "sólo interés", y al final le subastarían el piso.

Debía ponerlo en venta cuanto antes. Algo le decía que no iba a ser fácil. Los comentarios de aquellos aguafiestas de internet le parecían ahora verdaderos. Se sentía encerrada en una alcantarilla, burlada por su propia codicia.

En pocos días, se sintió incapaz de ir a trabajar. Fue al médico y le dio una baja de un mes. Entonces se pasaba los días en el sofá, con la manta sobre sus tetas de goma, esperando llamadas de las agencias. Le ofrecían rebajas hasta los 250.000 €. Eso le dejaría aún una deuda de 30.000. Insistió en que se vendiese como mínimo por 270.000. Las inmobiliarias decían que imposible.

A todo eso, el del banco iba llamando. Entre economistas se entendían mejor: o pagas o subastamos. Pepita sabía que la subasta sería una estafa, que como mucho sacarían 120.000 y el resto lo tendría que poner ella de su sueldo. Entonces, llamó a las inmobiliarias y aceptó la rebaja hasta 250.000. Al menos podría salvar los muebles. En aquel momento, un pisito compartido con otras profes, unos ahorritos en el banco, unas sesiones de peluquería, un blanqueo dental, un viajecito a Marina d’Or para relajarse, le parecían el paraíso. Todo eso podía conseguirlo si se quitaba el muerto de encima.

Pasaron unas cuantas semanas más. Apenas durmió. No desconectaba el móvil por las noches. El tiempo se acababa. Sus padres habían reunido dinero para pagar una letra más, pero sólo una. Después, la suerte estaría echada. Pepita pagó esa letra y consiguió postergar otro mes el embargo. Pero el comprador no aparecía. Los días pasaban y cada noche era una derrota. Su cara estaba amarillenta, su pelo había perdido brillo, sus ojos eran los de un cordero degollado. Las ojeras eran ya de un morado oscuro. Su madre iba a verla todos los días y le traía infusiones de valeriana. Su padre intentaba consolarla: "en peores plazas he toreado yo". Pero el hombre estaba acojonado.

Entonces, en uno de esos días en los que la depresión se acercaba imperceptiblemente, suena el teléfono. Es la chica de la inmobiliaria. Dice que tiene un comprador por 180.000. Es un funcionario que puede conseguir la hipoteca casi inmediatamente. Pepita argumenta que es muy poco dinero, que su piso vale mucho más. La chica de la agencia le aconseja vender para evitar el embargo, que está a la vuelta de la esquina. No hay tiempo ya. Pepita al final accede. Tendrá aún que devolver 100.000 €, pero podrá por lo menos comer y vivir como una persona normal.

Se hace toda la operación en un tiempo récord. El del banco aplaza amablemente todo el proceso. La de la agencia lo prepara todo para ir al notario.

Pepita va allí a firmar y se encuentra con su ex novio el latinista. Está allí también la rumana, que es muy jovencita. El cabroncete ha perdido peso, está moreno, lleva una camisa de Pierre Cardin. La rumana tiene los ojitos brillantes, ávidos de pisito.

Alberto Noguera 31-5-2006
www.albertonoguera.com

EL MUNDO EN MINIATURA

20060913153601-earth.jpg

Imaginaros reducir la población mundial proporcionalmente hasta 100 personas. Las estadísticas y las cifras con las que estamos acostumbrados a vivir, se muestran mucho más reveladoras.
Este post, por poner un ejemplo, si lo leyera absolutamente todo aquel que en el mundo puede acceder a una conexión de Internet, sería leído tan solo por 3 de los 100 habitantes de este planeta. Cuando llegan los datos sociales y económicos, el documento se vuelve sencillamente escalofriante.

VER VIDEO

Agradezco el link a Javi Moya

13/09/2006 15:36. Ivan Enlazarme. UN MUNDO NUEVO Hay 3 comentarios.

20060914092033-post-it-escrito-.jpg

14/09/2006 09:20. Ivan Enlazarme. sin tema Hay 4 comentarios.

!ENHORABUENA ESCORTO!

20060920133129-escortofestival.jpg

El 1º Festival de Cortometrajes de Escorto consiguió reunir a más de cuatrocientos cortos de los cuales, una veintena de ellos, entraron en su sección oficial a competición, a un jurado original y variopinto y a un puñado de voluntariosos con mucho talento e ilusion para organizarlo todo. Escorto es un monstruo que nace desde el mundo internauta, desde los foros de cortometrajes y de cine, bajo la gran influencia de la era Blog, del video amateurismo, de los festivales tradicionales y de los festivales on-line.

Ha sido un honor para mí participar en esta primera edición como miembro del jurado y una gran satisfacción el haber llevado a cabo este fantástico reencuentro con el resto de organizadores, jurado y participantes.

Desde aquí felicito a los ganadores de esta primera edición y sobretodo a Raul y a Coti por haber conseguido sacar adelante este sueño de forma tan profesional y brillante. Desde aquí ya tan solo dar las gracias y desear de corazón toda la suerte del mundo a este festival para futuras ediciones. Escorto ha sido creado desde el corazón mismo del cortometraje nacional actual, y esto, señores, es un lujo que ya no hay quien lo pare.

Y sí, hubo momentos míticos, emocionantes, emotivos, excesos, risas, frikismo y muchas otras cosas más, que ya se ven reflejado en las crónicas y las fotos de aqui abajo:

EL MUNDO DESDE EL ABISMO

WEB OFICIAL ESCORTO

EL SEPTIMO VICIO

EL CRONICON CINEFILO

ALVARO OLIVA

"EL ÚLTIMO VIAJE DEL ALMIRANTE" SE ESTRENA EN LA SEMINCI DE VALLADOLID

20060921005437-seminci.jpg

No podíamos imaginar un estreno más idóneo. En la ciudad donde nació el proyecto, donde se rodó y donde se desarrollan, además, los acontecimientos que el cortometraje narra. Como presencia española, compartimos la sección oficial a competición con otros dos cortometrajes: “Límites naturales”, de Rubén Alonso, y “Lo obvio y lo obtuso”, de Nuria Polo Sánchez.

Me hace especial ilusión este estreno, ya que, aunque mis anteriores cortos, “El Sueño del Caracol” y “El Laberinto de Simone” participaron ambos en otras ediciones de la Seminci, fue siempre en sección paralela al ya haber sido estrenados en otros festivales, y esta es, sin embargo, la primera vez que consigo estrenar en mi propia ciudad.

Los asistentes al Festival de Escorto, en el Escorial, pudieron, hace solo un par de días, visionar en primicia un trailer del cortometraje. Pronto habrá una web y el trailer estará disponible para todos en la red.

“El último viaje del Almirante” inicia su propio viaje festivalero exactamente allí donde, hace 500 años, terminara el del propio Cristóbal Colón.

21/09/2006 00:54. Ivan Enlazarme. PROYECTOS Hay 5 comentarios.

ENTRE NOSOTROS (Dos años y un visionado)

20060922023022-ivan-ernesto-dario-entrenos.jpg


Dos años después de sentirme forzado a abandonar en mitad del rodaje de este cortometraje donde, hasta aquel mismo momento, aún figuraba como coautor y codirector, he tenido la oportunidad de ver ayer el resultado final. Seguro que, de haberlo pretendido, hubiera podido ver el corto mucho antes, pero realmente nunca sentí la necesidad. La curiosidad no pesó nunca más que el temor a rememorar uno de los pasajes más desagradables y tristes en mi vida profesional y personal. Intuía, por la gran cantidad de críticas negativas y por el relativamente pobre bagaje de premios obtenidos por la cinta, que algo tenía que funcionar muy mal en el resultado final, pero he dejado que fuera el destino quien eligiera el momento para volver a reencontrarme con este corto. Quizás con el ánimo o la esperanza de hacerlo ya con las heridas cicatrizadas y con la perspectiva recuperada que nos otorga el tiempo y la distancia.

Hace un año, tuve la oportunidad de leer la crítica al corto que acompañaba la entrevista que el señor Stegmayer daba en la revista "Travelling". Esta crítica de la revista sobre el corto “Entre nosotros”, tan desfavorable y rotunda, parecía predecir el triste futuro de un proyecto ambicioso y millonario en presupuesto, aspiraciones y expectativas.
Me propusieron entonces, desde algunos medios, dar una replica a las bochornosas y mal intencionadas declaraciones sobre mí dadas por este individuo a la revista. Yo decidí no contestar y seguir tranquilamente con mis cosas, después de todo, aquella entrevista ya reflejaba por si sola todo lo que yo podría contar de este tipo. Hoy en día, sigo pensando igual, seguiré sin hablar de él en semejantes términos y sin entrar al trapo y únicamente me referiré a las impresiones personales tras el primer visionado del proyecto que un día nos unió:

Después del visionado de “Entre nosotros”, no puedo más que dar la razón a quienes apuntan que, tras una factura notable, se esconde un metraje confuso, frío, aburrido, sin rumbo, excesivamente largo, de ritmo irregular y caótico, herido por un uso de los efectos especiales lamentable, y por uno de los peores, más efectistas y desafortunados montajes que he podido ver en toda mi vida.

Una historia muy triste, todo lo que rodea a la gestación de este proyecto, que, ante todo, rompió con una posible relación de amistad y de la que, cada cual, puede sacar ahora su propia lección y pasar página. Sin ánimos de ofender personalmente a nadie, ni volver a crear polémica, únicamente doy mi opinión, aquí, donde acostumbro a contar mis cosas, ahora que, tras dos años, he visionado el resultado final por primera vez.

Y quiero terminar así, con la frase que primero me vino a la cabeza tras ver el cortometraje:

“Al principio, cargaste contra todos para, al final, cargarte el corto tu solito.”

NADA

20060922023723-nada.jpg

Me tembló el pulso menos de una décima de segundo y un terremoto infinito derribó toda esperanza de volver a creer en la verdad. Nadie escuchaba, las estrellas acariciaban con cierta desgana la cresta del tsunami y las mentiras, mientras, jugaban a ser hermosas sirenas seduciendo mi respiración. Tras el boca a boca, abrí mis ojos, vomite tu veneno y entendí, que nada de lo que un día creí, continuaba ya esperando por nosotros.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2006

22/09/2006 02:37. Ivan Enlazarme. LA IRA DORMIDA Hay 7 comentarios.

OTOÑO

20060923170508-reflejo.jpg

Y nada será igual, en cada estreno estacional, en cada cambio de piel. Donde ya nada permanece, ni escondido entre la hojarasca caida, ni en el reflejo siquiera de lo que un día fuimos.

QUE VUELVAN LAS CRUZADAS

20060925014911-guerraforges1.jpg

No se pierdan esta entrevista de la BBC al señor Aznar. Una demostración de como entrevistar directamente, sin concesiones ni titubeos y, a la vez, de como piensa esa gran parte de la derecha de este país que aún se siente reflejada en los desvarios fascistas de este expresidente.
La entrevista esta en tres partes:

1º PARTE

2º PARTE

3º PARTE

Muchas gracias por la pista, Raccord.

EL VIAJE (Toni Bestard, 2002)

20060925210243-el-viaje.jpg

Una esplendida fotografía, unos niños en estado de gracia, con unos diálogos frescos, mordaces, llenos de inteligencia y sensibilidad. Buen pulso y mejor ritmo. Toni en estado puro. Un corto de esos que duran más allá del metraje. Para disfrutar.

VER CORTO

HACE TREINTA Y TRES AÑOS

20060926160000-ivan-sainz-pardo-73.jpg

Hoy, mi perrita Lola jugueteaba, traviesa, con unas manzanas debajo de un arbol y me miraba con ojos de pillina. Hace treinta y tres años, yo hacía exactamente lo mismo.

CITA PARA UN VIERNES

20060929024718-trenescondido.jpg

"Nadie debería estar solo los viernes, porque es el día en el que todos los trenes de la felicidad y de la tristeza descarrilan, y después, uno, lo quiera o no, ha de seguir cualquiera de los caminos a pie."

Iván Sáinz-Pardo

LORIGA VERSUS KUBRICK (Crónica desde un diván volador)

20060929195435-nubes2.jpg

Para volar a Madrid, lo hice acompañado de un numerosísimo grupo de la ONCE. Tan numeroso, que creo que solo el piloto, el resto de las azafatas y unos pocos más éramos capaces de ver las indicaciones y aspavientos inútiles de aquella otra azafata con cara permanente de aburrimiento supino.
Y así, comenzamos el viaje con comentarios como:

-Renato, estoy emocionada. Me encanta volar, saber que estamos tan altos, atravesando las nubes, surcando el cielo, es maravilloso, y ¿ves? Casi ni se nota.

-Carmencita, es que aún no hemos despegado.

-Ah.

Y yo, entonces, cojo los cascos, el mp3, y a dormir.

A la vuelta a Barcelona, me sentaron esta vez junto a una docena de modelos. Un grupo mixto de chicos y chicas, todos hermosísimos, delgados, altísimos y muy “fashion”. A mi lado, uno de ellos, un chico rubito, plenamente ensimismado con un libro de Zen, únicamente se separa de la lectura para echarse cremita para las manos. Ya sabéis que la presión de los aviones reseca el cutis.

Y yo cojo los cascos con mis manos bien resecas, el mp3 y a dormir.

Sueño que vuelo tumbado en un diván de psiquiatra, con psiquiatra incluido. El diván va sujeto a un globo aerostático. El psiquiatra va tranquilamente sentado a mis pies y me mira como esperando a que le cuente mi vida.
Yo no entiendo nada, pero puedo notar que el globo va perdiendo altura. Pesamos demasiado. Aunque hasta ahora no lo parecía, en realidad caemos a gran velocidad. Al final me animo y me dirijo a el:

-Disculpe, pero creo que tenemos un problema.

-Aceptar los problemas es el primer paso. Cierto, tienes que soltar lastre. Dice él, mientras anota algo en una ridícula libretita. Entonces continúa:

-Uno es lo que es, más lo que uno mismo cree ser, sumado a lo que los demás ven en nosotros y a lo que quisiéramos llegar a ser. Todo esto pesa mucho, demasiado, pero uno no puede deshacerse de aquello que aún no ha tenido.

El hombre guarda su libretita en el bolsillo de la camisa, hace un gesto de despedida y se deja caer hacia atrás. Este desaparece inmediatamente. Me asomo y lo veo caer como un saco de patatas para estrellarse, diminuto, contra un suelo de aspecto cuadriculado. El globo, ya más ligero, comienza a subir. Me tumbo de nuevo, cierro los ojos y el sol acaricia mis mejillas.

Una vez en casa, Lucy y yo cenamos un poquito mientras dejamos bailar los botones del mando. En la 2, Ray Loriga entrevista a Agustín Díaz Yanes. Son muy amiguetes y nos lo recuerdan prácticamente cada dos frases. También se insiste, muy absurdamente, y en varias ocasiones, con que los americanos gorronean indiscriminadamente el tabaco a los españoles, como si eso fuera peor que el abuso de arrebatarnos Cuba, lo de Guantánamo o Hiroshima.
Recuerdo que conocí personalmente a Loriga en el 97 en el estreno de su primera peli “La pistola de mi hermano” en la Seminci en Valladolid. Estuvimos unos cuantos allí en “El Buzon” bebiendo algo con ellos y fumando unos porros. Lo acompañaban una Cristina Rosenvinge tremendamente discreta y casi todos los actores de la peli. Digo casi todos, porque Vigo Mortensen no estaba. Recuerdo también a Karra Alejalde firmando autógrafos y echándole los trastos toda la noche a la preciosa Nico Bidasolo. Hasta ese momento yo conocía a Ray únicamente por sus libros. “Heroes” ha sido y sigue siendolo uno de mis libros favoritos, quizás por eso de que las cosas favoritas no entienden de otra cosa que no sea el marcar, por algún extraño motivo, nuestras vidas en algún momento concreto.
Años más tarde, en Munich, me acerqué a verlo, presentaba allí su libro “Tokio ya no nos quiere”. Realizó unas lecturas y después me acerqué a él y me contó que se habían ido a vivir a Nueva York. Pensé, por un momento, en mandarle mis cortos en video y el me dio muy amablemente su dirección, pero al final nunca me animé a hacerlo.
Después lo he venido siguiendo aunque lo cierto es que fui perdiendo poco a poco el interés. Me asusté hace poco al saber que tenía algo que ver con la escritura del guión de “Ausentes” y me alegré mucho, sin embargo, al saber de su nuevo proyecto cinematográfico. Loriga me parece un tipo interesante y talentoso. “La pistola de mi hermano” fue un batacazo de critica, taquilla y público, pero creo y espero que “Teresa” funcione mucho mejor. Hace ya unos años, leyéndome “Trífero”, pensé que aquel libro era un predestinado combate a los puntos, cuando antes, Loriga ganaba siempre por K.O. Mientras lo leía echaba irremediablemente de menos aquellas historias tan musicales, tan visuales y anárquicas, de sus primeros libros. Aquellos cuentos metropolitanos sobre la claustrofobia de convivir con nuestros cuartos personales y nuestros mitos rotos como segunda piel. Pensé en aquel Loriga veinteañero, cuando aún no soportaba el peso de tener que demostrar nada, ni siquiera su condición de escritor.
En la tele, la actuación musical corre a cargo de Cristina Rosenvinge, A mi me gusta la canción mientras que a Lucy dice aquello parecerle más bien los aullidos de un gato en un riachuelo asfixiandose dentro de un saco. Y entonces llega el gran momento en el que Loriga entrevista a su mujer, ambos sentados el uno frente al otro, sobre sillas de diseño y delante de una pantalla con nubes gigantes a cámara rápida. Una entrevista de autor a cantante, repleta de planos imposibles y en donde el detalle de saber de ante mano que ambos llevan toda la vida juntos y que comparten dos hijos, provoca que la función se vuelva absolutamente maravillosa, grotesca y extraordinaria. Hay un momento en que ella se lamenta de haber abandonado una gira americana por haber tenido que atender a su familia. El trata como puede de quitarle hierro al asunto y, a cambio, trata de ensalzarla también como puede. Aquello parece que va a explotar por los aires de un momento a otro. Y me imagino allí, en “Carta Blanca”, entrevistando yo a Lucy. Preguntándole que tal su carrera como fotógrafa profesional y ella reprochándome, a cambio, en una televisión nacional, que no se puede concentrar en ella porque yo no paso suficientemente a menudo la aspiradora, ni la ayudo con la plancha.
Lucy se aburre y se sube a duchar y yo continúo solo con el programa. Por un momento rememoro a Kidman y Cruise en “Eyes Wide Shut” y termino mis ensoñaciones preguntándome a mi mismo como hubiera sido el “Napoleón” de Kubrik si este no hubiera muerto antes de comenzar a rodar. Entonces vuelvo para escuchar a Marlango. Terminan de tocar una de esas canciones que suenan como todas las otras suyas pero que siempre molan tanto y ahora el turno es para ellos. Aparecen más sillas de diseño. Mucha amistad y buen rollo y una verborrea desatada de citas, de músicos y trompetistas que yo no conozco. En algún momento los cuatro comentan algo sobre que en realidad somos lo que somos más lo que quisiéramos llegar a ser. Entonces siento esa extraña sensación de Deja Vu que uno sufre de vez en cuando y no puedo evitar volver a perderme en mis pensamientos.
Abro los ojos y voy sentado en un diván. El diván va sujeto a un globo aerostático. Voy volando entre las nubes. A mis pies hay sentado un hombre con una estúpida libretita. Sonríe y se dirige a mí:

-Comencemos por el principio.


29/09/2006 19:54. Ivan Enlazarme. RATOS DE TELE Hay 5 comentarios.




EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris