Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2011.

MIO MYO | MISSION (China Tour)

Mi amiguete Dirk acompañó hace ya algunos meses a la banda de Nürnberg MIO MYO a su mini gira por China. Con las estupendas imágenes que se trajo en su cámara ha montado este videoclip para el tema "Mission", para mi, el mejor del presente album.

Genial canción y genial video, cargado de atmosfera y sensaciones. Felicidades a la banda y felicidades a Dirk Soldner por este nuevo trabajo.

Más en su página: http://www.dirksoldner.de/DirkSoldner/Home.html

GREG PAGE (Un solo hombre controla toda la comida de nuestro planeta)

20110309134438-la-ni-c3-b1a-y-el-buitre.jpg

Tiene 59 años y jamás concede entrevistas. Seguramente, su nombre y el de su empresa no le digan nada. Pero por sus manos pasa la mayoría de los alimentos que usted pueda imaginar. Cargill es una de las cuatro compañías que controlan el 70 por ciento del comercio mundial de comida. Mientras el mundo se enfrenta a la mayor crisis alimentaria en décadas, ellos hacen caja ‘leyendo los mercados’… Así funciona.

Usted no lo sabe, pero la tostada de su desayuno es una mercancía más valiosa que el petróleo. La harina con la que está hecha tiene nombre: Cargill. ¿Le suena? Pues también se llaman Cargill la grasa de la mantequilla que unta su tostada y la glucosa de la mermelada que la endulza. Cargill es el pienso que engordó a la vaca lechera y a la gallina que puso los huevos que se fríen en la sartén. Cargill es el grano de café y la semilla de cacao; la fibra de las galletas y la bebida de soja. ¿El endulzante del refresco, la carne de la hamburguesa, la sémola de los fideos? Cargill. Y el maíz de los nachos, el girasol del aceite, el fosfato de los fertilizantes... ¿Y qué me dice del biocombustible de su coche, ese almidón que las petroleras han refinado para convertirlo en etanol y mezclarlo con gasolina? Adivine.

No, no busque marca o etiquetas; no las encontrará. Cargill ha pasado de puntillas por la historia. ¿Cómo puede ser que una empresa fundada en 1865, con 131.000 empleados repartidos en 67 países, con unas ventas anuales de 120.000 millones de dólares que cuadruplican la facturación de Coca-Cola y quintuplican la de McDonald’s, sea tan desconocida? ¿Cómo se explica que una compañía tan gigantesca que sus cuentas superan la economía de Kuwait, Perú y otros 80 países haya pasado tan inadvertida hasta ahora? En parte, porque es una empresa familiar. Sí, sus números pasman, pero Cargill no cotiza en Bolsa y no tiene que dar explicaciones. Sus socios son un enjambre de tataranietos de los fundadores, los hermanos William y Samuel Cargill, campesinos de Iowa que levantaron un imperio en el siglo XIX gracias a un ascensor de cereal arrimado a la vía del tren en un pueblecito de la pradera que no venía en los mapas. Más tarde, un cuñado -John MacMillan- tomaría las riendas. Durante décadas, los Cargill y los MacMillan fueron añadiendo silos de grano, molinos harineros, minas de sal, mataderos y una flota de barcos mercantes. Hoy, unos 80 descendientes se reparten los dividendos y juegan al golf. Poco más se sabe de ellos, salvo que los varones visten falda escocesa en las fiestas para honrar a sus antepasados. Y que siete se sientan en el consejo de administración y están en la lista Forbes de los más ricos del planeta, con fortunas que rondan los 7000 millones por cabeza. El presidente de la compañía es Greg Page, un tipo flemático al que le gusta decir, con cierta sorna, que Cargill se dedica «a la comercialización de la fotosíntesis».

Pero no está el patio para bromas. Los precios de los alimentos básicos se han disparado en el último año: el trigo, un 84 por ciento; el maíz, un 63, y el arroz, casi un diez; los tres cereales que dan de comer a la humanidad. Son máximos históricos, advierte la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Por encima de los que en 2008 causaron revueltas en 40 países y condenaron a la hambruna a 130 millones de personas. Y los precios seguirán subiendo, pronostica Financial Times. «El coste de los cereales es crítico para la seguridad alimentaria porque es la materia prima de referencia en los países pobres. Si los precios continúan elevándose, habrá más algaradas.»

Las razones son múltiples. Un cóctel de sequías, malas cosechas y especulación. Pero los ganadores son muy pocos. Y entre ellos están las mastodónticas empresas que controlan el comercio mundial de cereales. Cargill ha triplicado sus beneficios en el último semestre y sus ganancias superarán los 4000 millones de dólares, récord alcanzado en 2008 en el río revuelto de la crisis alimentaria. La compañía apostó a que la sequía en Rusia, uno de los grandes productores mundiales, obligaría a Vladimir Putin a prohibir las exportaciones para asegurar el consumo interno. Y acertó. «Hicimos un buen trabajo ‘leyendo los mercados’ y reaccionamos con rapidez», explicó una portavoz de Cargill. ¿En qué consiste esa reacción? En esencia, se trata de jugar al Monopoly comprando cosechas en el mercado de futuros, en ocasiones antes de que se plante una sola semilla. Y moviéndolas de un lugar a otro del planeta, allá donde resulte más rentable.

Las grandes cerealeras basan su poder en el control de las redes de distribución. Silos, almacenes, ascensores de grano estratégicamente situados en los tendidos ferroviarios, flotas mercantes transoceánicas... No poseen la tierra. Prefieren que los agricultores corran el riesgo de perder la cosecha. Si hay abundancia, las compañías hacen acopio y esperan. Si un desastre climático arruina la producción en un lugar del mundo, tienen la capacidad para transportar los excedentes desde otros lugares, por lejos que estén.

Es un juego arriesgado. Rusia, por ejemplo, suministraba a Egipto y otros países árabes. Cargill vio venir el desabastecimiento antes que nadie -por algo tiene un servicio de inteligencia que han comparado al de la CIA: utiliza satélites de comunicación, sensores de clima y un ejército de informadores y ‘ topos’ en los gobiernos- y se adelantó a sus competidores: las también estadounidenses Archer Daniels Midland (ADM) y Bunge y la francesa Louis Dreyfus. Estas cuatro firmas -todas, centenarias, familiares y muy reservadas- controlan en torno al 70 por ciento del comercio mundial. Así que Cargill acaparó trigo de otros productores para colocarlo en los puertos del norte de África y apretó las clavijas en el precio. Negocio redondo. Solo que el pan subió en todo el Magreb y el espectro del hambre se sumó al ansia de libertad. La mecha de la revolución estaba preparada para que Facebook la prendiese.

Para apagarla, algunos países árabes han incrementado sus importaciones de trigo, como Argelia y Arabia Saudí. Ejemplo que han seguido otros gobiernos, como el de México, escarmentado por la reciente crisis de las tortillas y donde grupos de desesperados armados con piedras y machetes asaltan los trenes cargados de cereal y los saquean, a razón de 35 toneladas cada mes. Pero acumular reservas provoca que los precios sigan al alza. Pura ley de la oferta y la demanda. Y la demanda no deja de crecer. Porque la población mundial aumenta y porque la emergente clase media china e india come cada vez más y mejor. Las inundaciones en Australia y Paquistán también han contribuido a que escasee el grano. Las reservas mundiales actuales totalizan 432 millones de toneladas, lo que equivale a solo 70 días de consumo, que bajarán a 64 en primavera.

«Hemos entrado en un terreno peligroso. El precio mundial combinado de cereales, grasas vegetales, productos lácteos, carne y azúcar lleva seis meses consecutivos subiendo y ha superado los niveles del último pánico alimentario. Y todavía hay margen para que se encarezcan mucho más si la ola de calor en Argentina se convierte en sequía, o si Ucrania y Rusia vuelven a tener malas cosechas», explica Abdolreza Abassian, economista jefe de la FAO. El Banco Mundial prevé que los precios elevados se mantendrán al menos hasta 2015. Hay quien va más allá y considera el cambio climático otro factor inflacionario. Algunos expertos estiman que por cada grado que aumente la temperatura se perderá un diez por ciento de la producción agrícola. «La era de los alimentos baratos ha terminado», sentencia Gonzalo Fanjul, de Intermón Oxfam. La cesta de la compra en América Latina ya se ha encarecido un 45 por ciento desde el verano. Y el relator especial de la ONU en derecho alimentario, Jean Ziegler, considera un «genocidio silencioso» que cientos de millones de toneladas de cereal se quemen como biocarburantes.

Con estas perspectivas, que los especuladores entrasen a saco en el mercado de materias primas y hayan convertido la Bolsa de Chicago -el parqué de referencia en materias primas- en un casino donde las fichas son habas, granos y frijoles estaba cantado. Es algo que viene sucediendo desde que estalló la crisis financiera en 2007. La burbuja inmobiliaria y crediticia es ahora una burbuja alimentaria. Según la desaparecida consultora Lehman Brothers, alrededor de 270.000 millones de dólares habrían emigrado de Wall Street a la caza de chollos en los contratos de futuros de Chicago, cuyas ganancias se han disparado un 65 por ciento en el último año. Bancos de inversión, fondos de pensiones y de alto riesgo (hedge funds) se están dando un festín a costa del hambre de millones de personas. Se aprovechan de mecanismos tan sofisticados que les permiten apalabrar compraventas descomunales desembolsando un porcentaje muy pequeño del valor de mercado. «¿Cómo es posible que un especulador pueda adquirir el 15 por ciento de la producción de cacao sin pagar un céntimo para revenderla después?», se preguntaba, escandalizado, el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

Pero estos recién llegados no dejan de ser unos advenedizos en un negocio controlado desde hace más de un siglo por los mismos de siempre: las cerealeras surgidas al calor de la Revolución Industrial, cuando millones de campesinos emigraron a las ciudades y dejaron de comer lo que cultivaban para depender del pan. En Europa, las dinastías del trigo surgieron a lo largo del Rin: los Fribourg (Continental), los Louis-Dreyfus y los Bunge. De origen humilde, se ganaron la amistad de reyes y tuvieron algunos momentos de gloria. En 1870 salvaron de la hambruna a los parisinos que, cercados por el Ejército prusiano, se comían sus propias mascotas. Y en 1917 burlaron el bloqueo de los submarinos alemanes que estrangulaban las rutas de abastecimiento a los países aliados. Después de la Segunda Guerra Mundial, el Plan Marshall sirvió para colocar los excedentes norteamericanos y alimentar a medio mundo, incluida España. Fueron esfuerzos heroicos, aunque muy bien remunerados.

Hoy, el mundo les pide que estén a la altura de las circunstancias. Pero el negocio es el negocio. Hay un dicho en Argentina: «Bunge le da al campesino crédito, le vende la semilla y le compra el grano. Y cuando la cosecha está lista, le vende la soga para ahorcarse». Por eso, algunos organismos piden que se cree una reserva mundial de grano de la que puedan echar mano los gobiernos cuando haya escasez y que, además, sirva para estabilizar los precios. Porque esta vez, advierte la ONU, además de condenar a millones de personas a no poder llenar el estómago en los países desfavorecidos, todos notaremos en mayor o menor medida las consecuencias de la burbuja alimentaria.

Carlos Manuel Sánchez

Via: Xlsemanal

09/03/2011 13:44. Ivan Enlazarme. UN MUNDO NUEVO Hay 2 comentarios.

UN BESO EN LA FRONTERA

20110315010319-un-beso-en-la-frontera.jpg

Se inventaron juntos una noche infinita. Con las manos estrechadas ya nada importaba, ser dos, ser uno, ser ninguno. Sus pies parecían levitar a varios centimetros del suelo. Si no es para saltar juntos... ¿Para que cogemos carrerilla? Y aquel hilo que los unía se transformó en una puerta imaginaria.

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2011

NUESTROS NEGOCIOS EN ARABIA SAUDI

20110316181017-dinero-sangre-grande.jpg

Un millar de tropas saudíes ha entrado hoy en Bahrein con el objetivo de colaborar en la represión del movimiento reformista que pide libertad a las autoridades del reino. Se acabaron las contemplaciones. El Gobierno de Riad está muy ocupado en estos momentos, pero encontrará tiempo para reunirse con una delegación del Senado español.

Efectivamente. Condenamos la violencia del contraataque del régimen libio y decimos que estamos a favor de una evolución democrática del mundo árabe. Pero lo que queremos por encima de todo es hacer negocios con estas dictaduras y monarquías feudales. Damos lecciones de democracia, pero aspiramos a sacar pasta porque ellos tienen mucha.

El presidente del Senado, Javier Rojo, encabeza una delegación parlamentaria que viaja a un país que no tiene Parlamento. Sólo un organismo llamado Consejo Consultivo que no es precisamente lo que uno entiende como una Cámara legislativa. No hay que engañarse. Van allí a pedir un sobre, eso sí, de proporciones gigantescas.

El presidente del Senado ha dicho que España "ha tenido bastante poca presencia en esa parte del mundo" cuando debería tener "más presencia política" porque hay "intereses importantísimos" para las empresas españolas. "Es interés también del Gobierno que vayamos, vamos para ayudar y fortalecer las relaciones entre los dos países", ha señalado Rojo quien ha considerado que en este momento no se puede "dejar de estar" en Arabia Saudí "cuando otros están".

Con Rojo van Juan José Lucas (PP), Carmela Silva (PSOE), Ramón Aleu (Entesa Catalana), Jordi Vilajoana (CiU), Joseba Zubia (PNV), y José María Mur (PAR).

Si no tenemos escrúpulos con Guinea Ecuatorial (aquí la última historia del ínclito Teodorín Obiang y aquí su último intento de comprarse un superyate), cómo vamos a tenerlos con Arabia Saudí.

No hay ningún motivo para alarmarse. Sólo es el país que condena a una mujer a una pena de latigazos por ser violada. El país que permite la poligamia. El país que cuenta con una ’policía religiosa’ que da palizas a las mujeres si se les descubre en la calle con un hombre que no forma parte de su familia. El país que ejecuta a mujeres si tienen un hijo fuera del matrimonio. El país que condena a una mujer analfabeta por practicar la brujería.

Hay mucha sangre de por medio. Es de esperar que los billetes con que nos paguen los negocios que los senadores pretenden obtener para nuestras empresas vengan limpios y sin mácula. Nuestros principios democráticos no permitirían otra cosa.

Hay que recordar la famosa conversación que se atribuye a George Bernard Shaw (y también a Churchill):

GBS: Señora, ¿se iría a la cama conmigo por un millón de libras?

Mujer: Dios mío. Bueno, me lo pensaría.

GBS: ¿Y vendría a la cama a cambio de una libra?

Mujer: Desde luego que no. ¿Qué clase de mujer cree que soy?

GBS: Señora, eso ya ha quedado claro. Ahora sólo estamos regateando el precio.

Con la visita de los senadores, ya tenemos claro qué clase de políticos tenemos. Lo del precio lo están mirando ahora.

VIA: Guerra eterna (http://www.guerraeterna.com/archives/2011/03/nuestros_negoci.html)

 

EL CAJÓN (Rescatado)

20110322215210-20060316010352-ivan-box.jpg

La ventana estaba entreabierta. Ella fue como cada mañana a mirar dentro del cajón. Pero había perdido su contenido en un sueño. Allí dentro ya no había nada.

-¡Lo mejor esta por llegar! Exclaman a gritos desde la calle.

Un día soñó que al despertar ya no había ningún cajón. Por la mañana, de nuevo en la realidad, descubrió que su mundo había desaparecido. No había ventanas y las cuatro paredes de su nuevo hogar eran de madera.

Iván Sáinz-Pardo
"La ira dormida" ©2006

22/03/2011 21:52. Ivan Enlazarme. POST RESCATADO Hay 2 comentarios.

DINERO Y CONCIENCIA

¿A QUIEN SIRVE MI DINERO?

Joan Melé, Subdirector general de Triodos Bank
Ha escrito el libro Dinero y Conciencia. A quién sirve tu dinero. Colabora como voluntario en diversas entidades no lucrativas dedicadas a la promoción de la banca ética y a la cooperación al desarrollo en proyectos de Latinoamérica.

"La forma de pensar de los últimos siglos nos ha llevado a una situación insostenible, tanto social como ecológicamente. La actual crisis económica y financiera es fruto de este pensamiento llevado a sus límites. Es, pues, evidente que hay que cambiar esa vieja forma de pensar y fundar una nueva economía a partir de la renovación y vivificación de conceptos como el trabajo, el dinero, el beneficio y la responsabilidad. En el marco de un banco como Triodos bank se redefinen los términos del consumo, del ahorro y de la donación, transformándolos en actos responsables
Promocionando el consumo responsable gracias a la inversión en empresas sostenibles y la donación responsable a ONG y fundaciones, Triodos bank es representante de la banca ética. Defiende un ideal de conciencia, compromiso y coraje que lejos de ser utópicos deben ser los nuevos paradigmas del siglo XXI, único camino hacia un individualismo ético."

24/03/2011 18:59. Ivan Enlazarme. UN MUNDO NUEVO Hay 4 comentarios.

VIDA

20110325121350-esperanza.jpg

Como dos gotas en la gravedad cero flotaremos en busca de un hábitat de esperanza. Desearé cumplir todos los años luz a tu lado para no ser engullido por los agujeros de gusano. Y bajo esta tierra de universo aún por labrar, germinaremos como rizoma infinito para inventarnos la vida.

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2011

EN MI CUERPO EXTRANJERO

20110328172634-james-hetfield.jpg

Los besos suaves son grietas de mármol, la realidad se ha quedado a vivir y duerme a tu lado de la cama. Los pelos son espinas clavadas, la piel de las palabras que nos unieron cuero curtido. Me levanto y llego tarde a la vida ahí afuera. El espejo me presenta un alma extranjera encerrada en un cuerpo fascista. Quito los barrotes de las ventanas y aunque cada una de las veces le doy al mundo los “buenos días" con una sonrisa, el sol me devuelve un “buenas noches” moribundo justo antes de volver a dejarme en la estacada.

Las canciones que antes nos sabíamos de memoria ahora parecen haber mutado en las horas rotas de un desfile militar. Tanques, botas contra el cemento, fusiles, y bajo la amnesia de nuestros reinos podridos, todos los resultados importantes son en diferido. Soy sensible a todas las soluciones que llegan tarde y a las tardes confusas que llegan demasiado pronto, así que bailo solo, a mi manera, como un trastornado sobre la pista vacía de todas las despedidas.

Si la luz me ciega en este día interminable de lluvia y derrota, viviré mi guión a oscuras, pero las fuerzas no me abandonarán nunca. Volaré contra el pavimento una y otra vez hasta que me salgan alas, golpearé como un animal malherido hasta derribar todo lo que se interponga en mi camino. La ira arrasará con todo y no existirán prisiones de alta seguridad, armas inteligentes, infiernos ni venenos suficientes. La vida parece haberme declarado la guerra sin motivos, los amigos trabajan a destajo para pagar los alquileres de sus propios escondites de lujo, pero he aprendido a gritar con mis noes, a besar con mis sies. He aprendido a recuperar la razón, a lamerme las heridas, a lidiar con mi locura y ya puedo escuchar el rugido incesante que marcará mi destino y dará sentido a cada una de mis palabras.  

Iván Sáinz-Pardo
"En la avioneta sobró un sitio" ©2011

28/03/2011 17:26. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.




EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris