Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2015.

TU CARTA

20150302202537-20080504162210-mama-con-ivan.jpg

La teta de mamá sabía a café con leche, sus besos a pipas saladas de girasol. El sol viajaba en su sonrisa y sus palabras de colores transformaban nuestros sueños en trampolines de chocolate negro.


Detrás de aquella mirada golpeada, las sombras le jugaban caprichosas al escondite, se paseaba con ellas humeando un Ducados, agarrada siempre a aquella botella de agua mineral y a un bolso repleto de mecheros prestados.

Detrás del balbuceo errático nunca dejó de reclamar una única cosa, un único regalo, solo había algo verdaderamente reconfortante en la huida. Mamá solo quería una carta, una carta escrita a mano y con mucho amor dentro. Pero hay cartas que nunca llegan porque se siguen escribiendo con la tinta eterna de los besos verdaderos.

La teta de mamá sabía a hogar y a cobijo, a silencio en el bullicio y sus besos eran monedas al aire sobre pozos infinitos.

Iván Sáinz-Pardo (En la avioneta sobró un sitio)
Pronto de venta en Amazón.

Ya en Amazón "La ira Dormida": http://www.amazon.es/gp/product/1483990826/ref=olp_product_details?ie=UTF8&me&seller

02/03/2015 20:25. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.

EN LA GUERRA SIN NOMBRE

20150311023147-friendly-fire1.jpg

En la guerra sin nombre, cuando el viento solo le era favorable a los cobardes, él mostraba valentía y sorteaba el fuego enemigo con agilidad. Acompañado del rocío y la brisa de cada mañana moribunda, fue dando un entierro injusto, uno a uno, a los suyos y una muerte justa, uno a uno, al resto. 

Él prestó su chaleco antibalas, su botecito de antídoto, cedió su paracaídas, su mascara de gas y a los más temerosos regaló su pata de conejo, su trébol de cuatro hojas, su cruz, su virgen, su abalorio de la suerte.

Una vez muertos también los días festivos, los fines de semana y las celebraciones de cumpleaños con tartas y globos de colores, compartió trinchera, litera, zafarrancho, polvo, silencios agónicos y las raciones siempre escasas. 
Intercambió los turnos, las imaginarias, prestó sus días libres, cubrió todas las noches. Respetó todas las treguas, menguó las tensiones, soportó el hedor, el calor, el polvo, la humedad. Ignoró las ampollas, las picaduras, los dolores, el escozor de las heridas, el miedo, el hambre, el aburrimiento, el deseo, la tristeza y enmudeció cualquier voz posible dentro de su cabeza. 

Mientras se desangraba el alba del recuerdo de los días felices, él simplemente sonreía a los camaradas y a quien lo requería le ofrecía generoso las llaves de su ciudad intacta y floreciente. Y precisamente cuando estaba a punto de ser declarada la guerra con nombre, sin esperarlo y sin merecerlo, conoció el fuego amigo. Conoció el fuego amigo para morir como mueren siempre los mejores, sepultados en vida en la gracia del silencio.

Iván Sáinz-Pardo (En la avioneta sobró un sitio)
Pronto de venta en Amazón.

Ya en Amazón "La ira Dormida":http://www.amazon.es/gp/product/1483990826/ref=olp_product_details?ie=UTF8&me&seller

11/03/2015 02:31. Ivan Enlazarme. EN LA AVIONETA SOBRÓ UN SITIO No hay comentarios. Comentar.




EL ESCONDITE DE IVÁN

BIENVENIDO AL BLOG OFICIAL DE IVÁN SAINZ-PARDO.
Contacto: Sevenrain7(arroba)hotmail.com

Temas

Archivos

Enlaces

Google

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris